alturaarrow_down-red arrow_side badge-facebookbadge-instagrambadge-twitterclosedebutemail facebook gallery-nextgallery-prevgallerygoogle instagram lightbox-nextlightbox-prevlive-atajada live-cambio live-gol live-jugada-peligrosa live-offlive-player-in live-player-out live-red-cardlive-silvato live-tarjeta-amarillalive-tarjeta-roja live-timerlive-yellow-cardnacimientonacionalidadnextopenpagination_downpesopinterest prevquotesearchslide-nextslide-prevtimeline-left timeline-right twitter videoswhistle worldyoutube
Emilio: “Soy más colocolino que cualquiera”
Emilio en Mantagua

Es su segunda pretemporada en el club y eso que no lleva ni un año en Pedrero. Emilio Hernández está cumpliendo el sueño de toda su vida, jugar en el equipo que ama. Por eso lleva con alegría el esfuerzo que implica esta etapa de duro entrenamiento físico: “La verdad es que está bastante fuerte”, confiesa en Mantagua, siempre con una sonrisa en la cara. Es que tampoco es para sufrir, el entorno es paradisíaco, un lugar privilegiado por la naturaleza y que tiene todas las comodidades de un hotel de lujo.

Ya no hay dunas en esta pretemporada, una verdadera pesadilla en la sesión de la era comandada por Labruna. “Antes con Fleitas era todo duna y pasada”, recuerda Emilio. “Ahora no, hicimos pesas en cancha y la verdad es que (Giarrusso) lo ha ido manejando bastante bien”. Entre pesas y pasto, sauna y piscina, el talentoso volante repasa lo que fue su primer campeonato vestido de blanco y lo hace enfrentando cada tema. No le hace el quite a las preguntas difíciles y no le teme a la autocrítica. Como en la cancha, no se esconde el ’14’.

¿Cómo evalúas tu primer semestre en Colo-Colo?
Yo soy bien autocrítico con mis cosas y mi semestre no fue bueno. Jugué no sé si ocho o nueve partidos de titular, los demás estuve en el banco y otros por lesión afuera (N. de la R: Jugó 11 partidos. Seis de titular y cinco desde el banco). De los que me tocó jugar creo que no lo hice mal, pero estoy lejos del nivel que puedo mostrar. Yo sé que es un tema de confianza. Con Omar… No pretendo hablar mal de los técnicos, pero nunca sentí que me bancaron para jugar. Y creo que cuando no te bancan mucho, uno pierde un poquito el ritmo. Entraba como sabiendo que iba a ser yo el primer cambio.

¿No te podías equivocar?
Claro, no me podía equivocar. Entonces por ahí me faltó. Pero igual si no hubiese sido por Omar no habría estado acá, disfrutando de estar en Colo-Colo, cumpliendo mi sueño.

Te vimos de enganche y de puntero ¿Donde te sientes mejor finalmente en la cancha?
Me gusta jugar libre. Me gusta jugar de media punta, me gusta jugar de enganche y no me gusta jugar muy apegado a la línea. Pero como tú sabes uno es profesional y donde te ponen tienes que rendir.

¿Te acomoda más un juego menos vertiginoso, de más posesión? Después de todo en Unión alcanzaste tu mejor nivel
Es que en Unión jugábamos libres. No teníamos una posición definida. Yo, Emiliano (Vecchio), Mauro (Díaz) jugábamos por todo el frente y el que la tenía encaraba o hacía una pared. Lo que pasa es que el equipo nunca encontró un esquema… Nunca encontramos una forma de jugar. Entonces por ahí nos costó. En Unión era diferente porque sabíamos que la pelota se tenía que cuidar, no importa que jugáramos para atrás. Acá en Colo-Colo te exigen jugar hacia adelante y por ahí nos faltó conocernos más con algunos compañeros, entendernos de mejor manera.

Más allá de lo futbolístico ¿Cómo han sido estos meses?
Para mí ha sido maravilloso. A quién le preguntes de mis compañeros… Yo disfruto el día a día a full, ando todo el día cagado de la risa, disfruto el entrenamiento. Siempre con responsabilidad. Como lo dije, para mí es un sueño estar acá y lo trato de disfrutar. Si algún día me toca partir, ojalá dios quiera salir campeón antes de eso. Quiero dejar una gran imagen y haber disfrutado cada momento porque esta institución es la más grande de Chile, no me cabe duda. Ojalá pueda regalarle un título a toda esta gente que realmente se lo merece.

¿Pensaste alguna vez que con el cambio de entrenador podías quedar fuera?
Es que nunca me ha tocado esa situación. Confío mucho en mis condiciones. No digo que algún día no me va a tocar. Es que confío en mis condiciones. El profe Arturo (Salah) me conoce bien, sabe lo que puedo rendir. Cuando él llego yo dije voy a tener otra oportunidad acá y tengo que responder a la confianza que me está dando Arturo que sabe mucho de fútbol.

¿Te conoce desde la Universidad de Chile?
Sí, Arturo me tuvo como jugador y siempre le he dado las gracias a él, en todas las entrevistas que he podido dar. Le he dado las gracias no solamente por cómo es como persona y lo que te enseña, sino porque él hizo que mi carrera tomara un rumbo y pudiera afirmarme un poquito económicamente. Él hizo muchas cosas. Capaz que dentro de la cancha uno no se diera cuenta, pero fuera de ella me ayudó a arreglar mis contratos, me ayudó a hablar con los dirigentes para que me compraran el pase y cosas así que nunca voy a olvidar. Si no hubiese sido por él… Es muy difícil que un técnico se meta en cosas así con los jugadores.

¿Cómo fue entonces cuando supiste que él sería el nuevo presidente?
Me puse contento y la verdad es que a todos los que les digo… Algunos ven de mala manera que uno hable de gente así. Pero cuando llegó el profe Arturo acá yo dije que las cosas iban a cambiar. De hecho con algunos compañeros que se iban a préstamo, como Carachito, al que le tengo mucho cariño, yo le decía: “Acércate al profe Arturo que él te va a escuchar. Es una persona que entiende mucho al jugador”.

¿Te hizo caso?
No sé si habrá hablado o no, pero por ahí me decía que no. Carachito es medio corto (de genio)… No tenía la confianza, pero le decía que si lo pillaba, fuera y hablara con él. Le podía decir que seguía o que no, pero le iba a decir la verdad. El profe va de frente.

“Por dentro me siento el mejor”

Emilio entrenando

Cuando conversamos con los muchachos del Fútbol Joven, ellos nos dicen que viendo los entrenamientos te encuentran el mejor. Tú te sientes que para ellos…
(Interrumpe) Yo me siento el mejor también. De verdad, me siento el mejor. Te digo la verdad, yo con mis compañeros soy el hueón más humilde que puede haber, así, con estas palabras, el hueón más humilde que puede haber. Pero por dentro me siento el mejor. A veces siento… Yo veo el fútbol totalmente diferente, siento que a veces no entienden cómo quiero jugar y tengo que adaptarme a ellos y por eso caigo en lagunas y no soy la figura que puedo ser. Yo veo todo fácil dentro de la cancha. Por ejemplo el partido con Católica, yo encaraba pasaba a uno o dos, me sentía muy bien, encaraba, pasaba a uno o dos y en una pelota engancho con el taco y se me arranca. La había hecho bien, pero se me arranca la pelota.

Ahí sentiste el murmullo
Sentí. La gente no entiende y tus compañeros no entienden que estaba bien, que yo pasaba a ése y quedaba mano a mano con un central. Si entendieran que uno lo hace en beneficio del equipo y que uno lo hace pensando en que está sumando, sería totalmente diferente. Yo veo las cosas diferentes, no se me ha dado, pero pienso que este semestre si el profe me da la confianza voy a ser un jugador desequilibrante.

Está bien, puede ser que tus compañeros a veces no estén en tu sintonía. Pero me imagino que también sabes que algo pasa contigo que caes en esas lagunas en que pasan diez minutos sin que seas protagonista.
Como te digo, es un poquito de confianza también. Tengo compañeros de mucha jerarquía, muy buenas personas. No digo que yo sea… Yo pienso diferente, veo el fútbol de manera diferente, me divierto en la cancha, la pierda o no la pierda no me interesa, yo voy y pido la pelota. Si la pierdo la pido otra vez, no me escondo. Lo único que quiero es demostrar estos seis meses lo que realmente soy, y lo que le puedo dar a esta institución que confió en mí. Demostrar a la gente y a mis compañeros que soy un buen jugador.

Uno los ve en la cancha y tenían primeros tiempos muy buenos, pasaban por encima del rival…
El partido con Huachipato…

Quedaban dos cero arriba, les hacían un gol y parecía que el equipo del primer tiempo ya no existía. ¿Qué pasaba ahí?
Como dijo el profe faltan líderes. Par mí faltan líderes. El grupo es muy bueno, pero es demasiado bueno para jugar al fútbol, porque a veces hay que ser un poquito más fuerte, tener más carácter. Por eso el profe tiene razón en lo que dice, a veces cuando nos hacen un gol tiene que haber uno que diga: ¡Dale, dale, la puta madre! Uno que te puteé, si no todo tiene que ser color de rosa. Nos hacen un gol y todos callados. Son muy buena gente, acá hay muy buenas personas. Pero también tienes que ser un poco más fuerte de carácter para afrontar estas cosas que van a pasar siempre.

Ahora lo necesitan más todavía porque van a jugar una copa internacional
Claro, ahí son dos partidos y si no (quedas) fuera. Como te digo, el profe se está armando bien y esperemos dejar bien parado el nombre de Colo-Colo internacionalmente.

Lo otro que pasó en el semestre es que hiciste buenos partidos, pero te faltó el gol. Que para ti debe ser importante.
Sí, tuve tres o cuatro oportunidades de gol muy claras. De hecho hubo una en Arica que se la doy a Carlos, Carlos me la devuelve y quedo mano a mano. Yo siempre digo que es un poco de confianza, cuando estás sin confianza trabajas el doble, la cabeza no te está respondiendo. Lo que le pasaba a Carlos que no podía hacer goles, pero después le salió uno, dos, el gol que le hace a Everton que la metió en un ángulo, eso es confianza. Eso fue lo que me pasó, hice sólo un gol y de rebote. Pero pude sacarme la rabia y esa euforia que tenía de hacer un gol con Colo-Colo. No sabes las ganas que tengo de hacer un gol hermoso y subirme a la Garra Blanca a celebrar el gol. No se pudo, pero espero que este campeonato se pueda. Y más que hacer goles, habilitar a mis compañeros. No soy mucho de hacer goles, pero si se puede obviamente los voy a hacer. Pero soy más de habilitar y de sacar goleadores como el Seba Jaime y otros jugadores que han hecho hartos goles conmigo.

Se duda mucho que este Colo-Colo tenga jugadores de real jerarquía ¿Cómo ves tú al plantel?
Sí, hay muchos jugadores de jerarquía. Pero una cosa es la jerarquía y otra ser líder dentro de la cancha. Por eso creo que el profe está trayendo jugadores. Trajo a Justo que es un jugador de mucha experiencia, tiene Mundial, es capitán de la Selección. No es menor. Está Gonzalo (Fierro), está Lucho (Mena). Pero para mí Colo-Colo necesita jugadores que hablen y ordenen. De los otros tienes mucha calidad, jugadores de Selección, que han jugado con Bielsa.

Tú, de hecho
Bueno, yo. Emiliano que no cabe duda de las condiciones que tiene. Pero sí, en la cancha somos todos mudos. Como te decía antes, en la cancha nos hacen un gol y no pasa nada. Como con Antofagasta, hacíamos un gol y nos hacían uno, hacíamos un gol y nos hacían otro. Eso no puede pasar. En el Monumental haces un gol y se cierra el partido. Hubo partidos que podríamos haber ganado fácil y nos complicamos solos. Colo-Colo tiene que volver a ser el equipo de antes, si hay que pegarle a la mierda lo hacemos. Los tres puntos se tienen que quedar en casa.

¿Crees que se puede ilusionar la gente con una buena Copa Sudamericana?
Creo que sí. Vienen estos partidos de Copa Chile y siempre es importante empezar ganando. Si llegas en una racha ganando y empiezas ganando el campeonato te da un plus. Nosotros el campeonato pasado empezamos demasiado mal en Calama. Eso anímicamente te afecta. Entonces hay que empezar a trabajar bien, duro y esperamos hacer un buen campeonato y una buena Sudamericana.

Sangre colocolina

Emilio en el Clásico

¿Cómo quedó tu relación con Sampaoli?
No me gusta hablar de él. Es una persona que no me interesa. Sé que puedo ser el mejor en Colo-Colo, pero él no me va a llamar a la Selección. Por eso prefiero no hablar de él.

¿Pero por qué crees que no te va a llamar a la Selección?
Porque para mí no es una persona confiable, a mí no me interesa, como te digo. Él se ha ganado con creces su lugar en la Selección, hizo cosas importantes con la contra y la verdad tengo muy mala relación con él. De hecho en la U hablamos una o dos veces y nada más. Después ni siquiera me dijo que iba a salir del plantel, él no me lo dijo. Esas personas para mí no son creíbles. Si él es el que manda y me hubiese dicho Emilio, no estás en el plantel del año que viene, no pasaba nada. Espero que le siga yendo bien, con las vueltas del fútbol uno nunca sabe, pero la verdad es que no me interesa.

Está en el debate futbolístico esto de que Sampaoli con tal de ganar no piensa tanto en la salud de los jugadores.
Sí, sí. Yo tenía compañeros en la U que los reventaron y a él no le importaba, quería que jugaran. No sé. Si no que le pregunten a Morante que lo lesionó como tres veces por apurarlo. Yo cuando volví me desgarré de nuevo. Pero como te digo prefiero no hablar de él. Jorge Dessio muy bien, el preparador físico trabaja muy bien. Beccacece también trabaja muy bien. Pero Jorge es una persona rara. Para mí es insignificante. Que le siga yendo bien por Chile.

¿Cómo viviste el clásico?
Ese partido fue duro porque perdimos. Yo les quería ganar, entré motivado a ganar. Entré en un momento complicado. Entre picado, claro. Pero quería ganar, si había que reventar a uno lo iba a reventar. De hecho lo demostré en cada pelota, corrí. Pero no podíamos agarrarla, se nos venían y tienen jugadores desequilibrantes también, estábamos con uno menos. Mérito de ellos que nos ganaron, pero el fútbol da revanchas y esperemos ganar este clásico que va a ser diferente en cancha nuestra.

Me hiciste un resumen del partido. Pero, ¿cómo lo viviste? ¿Qué sentías?
En la semana fue terrible porque mi número de teléfono lo pusieron en el foro de la U. Me amenazaron de muerte, me llamaban todos los días, me puteaban. Tuve que borrar el Whatsapp. El otro día con Mauro (Olivi) lo bajé de nuevo y tenía mil (mensajes). Nada, lo borré de nuevo. Siempre la mala leche. Al final lo que más me dolía era que cuando llegué acá a a la institución, de un costado (en el estadio) me decían que era de la U. Eso más me dolía, porque la gente de la U me da lo mismo. Yo me siento más colocolino que cualquiera, tengo un pasado (en la Universidad de Chile) que uno agradece porque te forman. Pero la gente que me conoce sabe que cuando íbamos a entrar a la cancha en cadetes yo siempre cantaba canciones del Colo y todos mis compañeros de cadetes sabían que yo era colocolino. Se dio así. Me formé allá y no puedo decir nada malo de ellos tampoco, de los dirigentes de ese tiempo que me abrieron las puertas. Pero le debo todo a Colo-Colo ahora, soy colocolino y defiendo esta camiseta a morir.

Eres de La Pintana. ¿Volviste alguna vez después de ser jugador de Colo-Colo?
Voy todos los fin de semanas. Mi vieja nunca se quiso ir de ahí. Yo soy feliz de decir que soy de La Pintana, de la población El Castillo. Tengo muchos amigos, disfruto mucho, los llevo siempre a mi casa. Disfruto mucho de estar con mis amigos. Por cosas del fútbol y de mi destino me ha tocado viajar y por el bien de los niños te toca salir de la población. Pero soy orgulloso de ella. Tengo una familia hermosa en La Pintana que cada vez que voy me reciben con los brazos abiertos.

¿Y cómo tomó El Castillo que firmaras por Colo-Colo?
Bien, de hecho mis amigos siempre me decían que cuando me llegara la oportunidad me viniera para acá. Como yo estaba en la contra no pensaba mucho en eso. Pero me han recibido súper bien, vez que voy me saludan, converso con ellos, me pasan sus camisetas. No, bien. Hay gente muy buena allá, no todo es lo que sale en las noticias. Hay gente buena.

¿Qué mensajes le mandas a los hinchas?
Solamente que lo único que queremos es salir campeón. Queremos darle una alegría a la gente colcolina y tenemos muchas ganas de conseguir cosas. Dejar bien parado el nombre en la Sudamericana. Donde tiene que estar Colo-Colo. Somos un equipo grande, el mejor, lejos, de Chile. Decirles que nos estamos dedicando mucho al trabajo, que queremos ser los mejores y que vamos a lograr cosas importantes. Sé que la paciencia se acabó y que este campeonato tenemos que romperla y demostrar la calidad de jugadores que somos.