alturaarrow_down-red arrow_side badge-facebookbadge-instagrambadge-twitterclosedebutemail facebook gallery-nextgallery-prevgallerygoogle instagram lightbox-nextlightbox-prevlive-atajada live-cambio live-gol live-jugada-peligrosa live-offlive-player-in live-player-out live-red-cardlive-silvato live-tarjeta-amarillalive-tarjeta-roja live-timerlive-yellow-cardnacimientonacionalidadnextopenpagination_downpesopinterest prevquotesearchslide-nextslide-prevtimeline-left timeline-right twitter videoswhistle worldyoutube
Elson Beyruth se despidió a lo crack
Hasta siempre Beyruth

Como el gran ídolo que siempre fue. Así despidió a Elson Beyruth el pueblo colocolino, acompañándolo a paso lento en su última visita al estadio Monumental.

Un grupo de hinchas con sus cánticos y banderas, jugadores del actual plantel y aquellos con los que jugó en los 70, también jóvenes promesas que algún día sabrán lo que significa vestir la camiseta blanca, todos junto al ídolo que se va.

El brasileño, fallecido en la madrugada del miércoles, recibió una vez más las muestras de cariño de aquellos que lo vieron jugar, que compartieron con él una cancha o que recibieron sus enseñanzas.

También por aquellos que lo cuidaron en sus últimos días, cuando la diabetes terminó de complicarle la vida. Fue ese el partido que Elson no pudo ganar.

Pero en el recuerdo de todos, y no solo de los que llevan a Colo-Colo en el corazón, quedará la entrega y solidaridad que mostró el brasileño desde que llegó a Chile, país que en un principio sería solo un paso en su carrera, pero que nunca más pudo abandonar.

El éxito imborrable con Colo-Colo, con esos dos goles a Unión Española en la final de 1970, que lo elevaron a la altura de un crack, retirado en andas por los hinchas, como hoy fue alzado su ataúd por aquellos que lo apreciaron en vida.

También su paso por otros clubes del fútbol chileno, como Magallanes, Santiago Morning o Antofagasta, y su regreso al Cacique como entrenador de cadetes, serán hitos que mantendrán vivo su recuerdo entre nosotros.

Aunque hoy haya partido entre lágrimas y aplausos en el Cementerio General, el hincha colocolino y del fútbol sabrá que en el Mausoleo albo, desde hoy, descansa otro “Viejo Crack”.

Hasta siempre, Elson Beyruth.