alturaarrow_down-red arrow_side badge-facebookbadge-instagrambadge-twitterclosedebutemail facebook gallery-nextgallery-prevgallerygoogle instagram lightbox-nextlightbox-prevlive-atajada live-cambio live-gol live-jugada-peligrosa live-offlive-player-in live-player-out live-red-cardlive-silvato live-tarjeta-amarillalive-tarjeta-roja live-timerlive-yellow-cardnacimientonacionalidadnextopenpagination_downpesopinterest prevquotesearchslide-nextslide-prevtimeline-left timeline-right twitter videoswhistle worldyoutube
La última entrevista de Elson Beyruth: “Colo-Colo tiene un imán que me llevó a ser querido”
Elson, un crack

El martes 3 de abril de este año conversamos con Elson Beyruth largo y tendido, en lo que fue su última gran entrevista. Al día siguiente se cumplían 47 años de su debut en Colo-Colo, excusa perfecta para publicar una nota con el “Turco”.
“¿De Colo-Colo? ¡Claro que puedo, vengan a mi agencia nomás!”, nos respondió Beyruth al momento de concertar la cita.
Es que Elson fue, es y seguirá siendo colocolino.

Luego de la charla, lo vimos varias veces más, debido a la asistencia cercana que le brindó el club en sus últimos días. Ya el 3 de mayo, Beyruth comenzó a frecuentar cada vez más los hospitales. Su estado de salud decrecía pero no su ánimo.

“Estamos mal pero hay que salir adelante”, nos dijo desde el San Borja Arriarán. No hablaba de él, sino de Colo-Colo.
Lo visitaron jugadores del Cacique, disfrutó sus últimos días en su departamento aportado por Colo-Colo. Y se fue, para quedarse con nosotros por siempre.
Aquí, la última entrevista del Negro Beyruth:

El 4 abril de 1965 debutó en Colo-Colo uno de los mejores jugadores extranjeros que han pasado por el club. El brasileño Elson Beyruth Iasegi, con entonces 23 años, jugó ante Audax Italiano su primer duelo por el equipo albo.

“Lo recuerdo perfecto. Ganamos 3-1 e hice un gol”, dice el ex volante hoy, a 47 años de aquel momento cumbre… momento que se levanta como una excusa perfecta para charlar con el querido Beyruth.

¿Cómo va la vida, Elson? “Últimamente he tenido problemas en mis piernas, pero en general está todo bien. Un poco de sufrimiento con la pierna pero tengo fe en que todo saldrá bien”, dice Beyruth refiriéndose a esa zurda llena de heridas que debe tener levantada todo el día. Esa zurda que en algún momento amenazaron con cortársela, producto de las complicaciones de la diabetes. Esa zurda con la que marcó la mayoría de los 119 goles en 242 partidos en Chile, con un paso protagónico por Colo Colo (1965-1973) además de actuaciones en Magallanes, Antofagasta y Santiago Morning.

¿De verdad recuerda ese debut ante Audax?

“Yo me acuerdo del debut y del gol que hice y todas esas cosas. Siempre tengo pendiente los momentos bonitos de mi vida, los disfruto”.

¿Cómo fue su llegada a Chile?

“Cuando llegué a Chile lo hice recomendado por Flavio Costa que era mi entrenador en Flamengo y había entrenado a Colo Colo (N. de R: Costa fue campeón como DT en 1960, junto a Hernán Carrasco). Hugo Tassara (DT albo del momento) llegó a Brasil directo a ver jugadores vía Costa. Él le dijo que yo andaba bien y no hubo ningún problema”.

¿Le interesó la propuesta de inmediato?

“En Colo Colo jugaba Roberto Fernando Frojuelo (puntero izquierdo) un brasileño que llegó de River Plate. Cuando llegué yo sabía lo que era Colo Colo, un equipo popular igual que Flamengo. Yo andaba muy bien, tranquilo, tenía ganas de triunfar. Era joven, 23 años, y me vine tranquilo, bien preparado. Además sabía que en Chile los brasileños eran respetados y todas esas cosas, que los brasileños eran muy queridos en Chile y sabía que Colo Colo era como Flamengo. Venía con confianza”.

El contrato era por dos años ¿Pensaba volver a Brasil luego de eso?

“La idea era jugar dos años y volver. A Flamengo u otro equipo de Brasil pero hubo factores que forzaron espontáneamente que yo me quedara acá”.

¿Volvió a Brasil de vacaciones o para ver a su familia?

“Iba de vacaciones todos los años. Tenía un mes de vacaciones. Pasaba un mes allá y me venía. Cuando dejé de jugar no volví más”.

¡No volvió más! ¿Cuándo fue la última vez que fue a Brasil?

“Mmmm… ¡Muchos años!… Ni recuerdo (piensa). Dejé de jugar el año 75. Yo creo que la última vez fue el 76 ó 77”.

Cuándo llegó en 1965, ¿Pensó que se iba a quedar toda la vida?

“Yo venía con ganas de triunfar, estaba bien preparado. Venía de un equipo popular a un equipo popular, no tenía ningún problema por el cambio psicológico. Llegué y recuerdo que salió en la prensa en chiquitito mi llegada: Llegó otro brasileño a Colo Colo, decían. En el debut ante Audax hice un gol y ahí ya gané la simpatía y el cariño de la gente de Colo Colo por mi manera de jugar, típicamente colocolina”.

¿Cuál es esa manera colocolina de jugar?

“Fútbol aguerrido, de ataque, buscar el arco rival, buscar el gol… Yo usaba las dos piernas, eso le gustó mucho a la gente”.

El hincha reconoció eso…

“Esa también era una virtud. Yo jugaba como obrero. En Colo Colo uno tiene que ser obrero, hay que correr los 90 minutos, hay que caer, pararse y seguir luchando. Desde el debut tomé la simpatía de la hinchada y de la prensa”.

Usted fue campeón en 1970 y 1972. El primer título ganándole una final épica a Unión Española. Lo sacaron en andas, fue superfigura…

“Yo siempre he sido equilibrado (dice casi sonrojándose por los elogios). La Unión tenía un equipazo, merecía salir campeón, pero ese equipo de Colo Colo tenía mucha fuerza interior y Colo Colo sacó esa fuerza interior para ganar ese campeonato. Llegó la final con la Unión y la mayoría de la gente no daba un peso por nosotros. La prensa tampoco. Los colocolinos sí y nosotros también teníamos la confianza que iba a salir todo bien. Y salió todo bien”.

¿Qué significa Colo Colo para usted, Elson?

“Una parte de mi vida (se emociona) ¿Por qué digo yo eso? Porque vine a Chile por 2 años y ya llevo más de 40 años acá. Entonces Colo Colo está metido en el lío ese (sonríe y se detiene unos segundos. Luego, emocionado, continúa) Colo Colo fue la razón por qué yo me quedé en Chile. Terminé jugando 9 años en Colo Colo y después el club me llevó a trabajar en las divisiones menores y yo cumplí eso que quería, transmitir a los niños las cosas positivas del fútbol”.

Tuvo a cargo a Jorge Valdivia y Gonzalo Fierro, entre otros…

“A varios. Eran buenos muchachos, respetuosos y creían en uno porque sabían quién era uno. Y había cariño, mucho respeto. Ellos han triunfado porque creían en sí mismo. Y después de escuchar la experiencia de varias personas, entre ellos la mía, eso también es importante. Son buenos muchachos y buenos jugadores”.

¿Qué tiene Colo Colo que lo atrapó? Habla del club como si fuera una bella mujer que lo enamoró…

“(Se ríe) Colo Colo tiene algo especial, Colo Colo tiene amor, tiene sufrimiento también porque cuando pierde, el colocolino sufre. Yo creo que Colo Colo tiene un poco de cada cosa, Colo Colo es grande. Y yo te digo porque yo, como te conté, vine por 2 años y me quedé ya por casi 50… Todo gracias a Colo Colo. Colo Colo tiene ese imán, ese atractivo que me llevó a ser una persona querida por todo el mundo”.

Y tiene razón Beyruth. En su agencia de Polla en la plaza Brasil de Santiago, el ex volante recibe uno a uno a los apostadores. Todos, sin excepción, antes de saber la suerte le preguntan por su salud. Él, sonriente, les muestra su averiada zurda. Luego les habla de fútbol. “Elson, el sábado gana la Unión, ah”, le dice un cliente. Elson se sonríe y lanza de vuelta: “No nos den por muertos…Yapo, apostemos algo”.

Para los que no lo vimos jugar en vivo ¿Cómo jugaba Beyruth?

“Yo nunca hago comparaciones con otro jugador. Mis caracteristicas eran típicas colocolinas. Jugador aguerrido, de ataque, que se caía, se paraba, no reclamaba. Me dieron un premio como el mejor deportista yo creo que por eso. Yo no reclamaba contra los árbitros o los contrarios. Yo era un jugador típico colocolino. Colo Colo exige que el jugador sea aguerrido y que juegue bien a la pelota. Los jugadores que triunfan en Colo Colo deben tener esas condiciones. Que se la jueguen los 90 minutos”.

¿Sigue hoy a Colo Colo?

“Siempre. Cada vez que puedo voy al estadio. Ivo (Basay) es un caballero, me regaló una camiseta, se ha portado bien. No solo él, sino que todo Colo Colo en general está preocupado de mí, de mi salud. Le deseo lo mejor porque yo soy colocolino. Él quiere hacer lo mejor para Colo Colo y para el hincha porque él es del club también”.

¿Qué le diría a la hinchada colocolina?

“Que tenga paciencia que la cosa tiene que mejorar porque Colo Colo siempre tiene que estar luciéndose, peleando campeonatos a nivel nacional e internacional. El hincha debe tener fe que va a mejorar la cosa”.