alturaarrow_down-red arrow_side badge-facebookbadge-instagrambadge-twitterclosedebutemail facebook gallery-nextgallery-prevgallerygoogle instagram lightbox-nextlightbox-prevlive-atajada live-cambio live-gol live-jugada-peligrosa live-offlive-player-in live-player-out live-red-cardlive-silvato live-tarjeta-amarillalive-tarjeta-roja live-timerlive-yellow-cardnacimientonacionalidadnextopenpagination_downpesopinterest prevquotesearchslide-nextslide-prevtimeline-left timeline-right twitter videoswhistle worldyoutube
El fútbol según Fernando Carvallo
Carvallo

“Colo-Colo juega fantástico pero si viene aquí la mejor versión del Barcelona, no van a poder tener la pelota. Si el fútbol se juega con un rival ¿Van a empezar a pifiar a Colo-Colo? ¡No! Hay que entender que no es así. La gente tiene que comprender el juego. Cuando tienes alternativas de juego hacia atrás es porque estás asegurando la pelota, estás separando líneas, sacando al rival para poder penetrar de nuevo. Tiene un sentido el juego.
Jugar bien al fútbol es ir dándole el destino correcto a la pelota ¿Qué es lo que es eso? Normalmente el jugador de fútbol va teniendo dos o tres alternativas. Hay que escoger la mejor”.

El fútbol le brota por los poros a Fernando Carvallo (65). Tanto, que es difícil editarlo así es que, amén de que el espacio en la web lo permite, prepárese para una entrevista larga. Vale la pena.

Cómo veía a Colo-Colo antes de llegar
No son frases cliché, uno ya no está en edad de eso: Colo-Colo es, sin ni ninguna duda, la institución más grande que hay en Chile. Si es cosa de ver cómo funciona esto, la cantidad de niños que hay, la inversión del club en menores, para darse cuenta lo que es Colo-Colo.
Fue corroborar un poco lo que uno ha escuchado toda la vida. He tenido la posibilidad de comprobarlo.

Usted siempre ha estado identificado con Católica ¿Pensó alguna vez que iba a trabajar en Colo-Colo?
La verdad es que no. Pero lo que a uno lo identifica al final son las personas y los proyectos deportivos. Cuando uno es profesional de esto, uno se identifica con eso, más que con los clubes. A pesar de haber sido hincha de la Católica, haber jugado y dirigido a la Católica, yo me considero un hincha del fútbol. Yo fui muy admirador del Ballet Azul, por ejemplo, en los 60… He visto mucho fútbol. A los 5 años yo ya estaba en un camarín por mi padre, que fue jugador profesional (N de R: mundialista en Brasil 50). He visto mucho fútbol en mi vida y admiré al Ballet Azul, fui muy admirador del Colo-Colo 73, muy admirador del Colo-Colo del 90 cuando estaba Arturo (Salah) y después continuó Jozic, que fue campeón de América. Yo era rival de ellos, me tocó pelear campeonatos con ellos, pero me rendía ante la evidencia: La Católica tenía un muy buen equipo, jugábamos muy bien, pero nos ganaba un equipo que era mejor, y tenía que reconocerlo. Era ese Colo-Colo que afortunadamente salió campeón el 91, con un plantel extraordinario.
Ese año Colo-Colo, que no se da todos los años, salió campeón ¡siendo el mejor equipo de América! No por los resultados sino porque era el que jugaba mejor en América.
He tenido la oportunidad ahora de ver lo que tienen acá montado (en el Monumental) y la verdad que es monstruoso.

¿Esperaba volver al Fútbol Joven?
(Piensa) El fútbol a mí me apasiona mucho y estaba disfrutando mucho de la tranquilidad de mi familia, nietos, del deporte, hago todos los días deporte, estaba jugando tenis, ya no fútbol porque es muy intenso. Estaba disfrutando con lo que estaba haciendo pero siempre está abierta la posibilidad de que se presente un proyecto deportivo que a uno le seduzca. Y esto me seducía. El trabajar con jóvenes siempre me sedujo, el proyecto de Colo-Colo lo encontré muy interesante, la afinidad con los que están en el club… Veía que estaban haciendo algo muy interesante.
Esto del primer equipo que en tan poco tiempo hayan encontrado una identidad de juego que se había perdido hace años, es una cosa muy interesante para trabajar en las divisiones inferiores. Porque ahora tenemos una referencia, que es el primer equipo. Que no solo gana sino hay una identidad de juego. Hay que instalar entonces un modelo de juego, que estaba instalado hace tiempo, de jugar de una sola manera.
Ese tipo de proyectos tan coherentes, tan consecuentes son los que seducen.

Cada cuánto lo llamaba Tito estos meses
Harto. Conversamos harto de fútbol porque hay mucha afinidad con él. A Héctor lo llevé a la Católica, después lo llevé a Palestino, jugó fantástico, se lo llevaron a Europa. Y a la vuelta tuve la posibilidad de tenerlo en la Unión Española, que fue importante, jugamos una Copa Libertadores con él.
Tengo buenos recuerdos de él como alumno y como persona. Cuando él me llamó para conversar cosas de fútbol siempre estuve abierto, en forma absolutamente desinteresada y esperando que le fuera muy bien. Estaba tomando un desafío muy importante para su vida pero también muy difícil a la vez por todo lo que había sucedido en Colo-Colo y lo que estaba sucediendo por un periodo bastante largo. Le desee mucha suerte y le dije que siempre estaba abierto a hablar de fútbol. Que cualquier consulta que quisiera hacer ahí estaría.
Y él es muy inquieto. Salió un alumno muy aventajado por lo visto. Salió mucho mejor que el profesor… Los resultados están a la vista.

¿Ve algo de su forma de ver el fútbol en el juego de Colo-Colo?
No. No es que yo vea algo. Yo veo que Colo-Colo tiene una identidad que no tenía. Tiene un estilo muy definido de juego que ha obtenido muy buenos resultados. Y está muy entusiasmado todo el mundo con Colo-Colo. Y creo que el mundo de Colo-Colo y el periodismo especializado se ha dado cuenta que el sustento de Colo-Colo hoy día no son los resultado. Es el juego. Que es tanto o más importante que el resultado.
Colo-Colo ha ganado porque ha jugado mucho mejor que el rival: tiene un estilo muy definido de juego, cada jugador cumple su función en la cancha, le ha sacado el máximo rendimiento individual y colectivo… Es muy grato ver jugar a Colo-Colo hoy día. Se sabe cómo juega. No es fácil hoy en el fútbol profesional, encontrar un equipo que tú lo puedas nombrar de memoria. Colo-Colo encontró un equipo titular, tiene recambios que han sido productivos, porque no han jugado jugadores importantes y se ha mantenido el funcionamiento. Realmente es muy valorable lo que han hecho.

Profundice eso de que el juego es tanto o más importante que los resultados
O sea no es que sea más importante: el sustento de Colo-Colo hoy, por qué está tan entusiasmada la gente, porque ve que el resultado es producto del juego. ¡No pasa en otros campeonatos! Tú ves campeones que ganaron 1-0 sobre la hora, con un penal que no fue, o un gol offside… ¡No han sido así los resultados de Colo-Colo! El fondo de juego ha sido muy superior al adversario. Ha estado a dos minutos de tener 100% de rendimiento (N de R: previo al duelo con Cobreloa). Y es el equipo que ha hecho más goles.

¿Ese fondo le identifica? Porque hay un gran sello que es tener la pelota
Sí, pero es muy fácil decirlo… Luego conseguirlo con los jugadores (risas). El mérito es de los técnicos que están y de los jugadores que comprendieron la idea muy pronto. Hay una capacidad de los jugadores que también esa admirable ¡Me identifica plenamente! Cómo no me va a identificar si uno ve jugar a Colo-Colo y ve un equipo que juega bien. A mí me da la impresión que Colo-Colo no sale a ganar, con esa ansiedad y eso de buscar, esa verticalidad, ¡no, no! Colo-Colo sale a jugar bien, entra a la cancha a jugar bien, y producto de eso, ha terminado haciendo 3, 4 y hasta 5 goles.

Que esos resultados se den además con un número importante de jugadores que fueron formados acá ¿Genera un valor adicional?
Es indudable, porque hay una consecuencia en la política deportiva de este club. El club se reforzó muy bien con Barroso, Valdés, Paredes, que son jugadores que están jugando muy bien y potenciaron mucho a los que había. Los que había se sintieron muy potenciados con ellos y como que calzaron exactamente con lo que había. Hay un poco ahí de química que se logró muy pronto. En general los procesos tardan un poquito más en ir cuadrando. Aquí muy pronto encontraron esa identidad de juego, ¡muy pronto! El equipo por momentos alcanza un vuelo futbolístico realmente interesante, que no se ve en otros equipos. Yo no lo veo. Trato de encontrarlo en otros equipos y no lo veo.
¿Cuál es la idea? ¿Cómo poder sostenerlo? Ojalá lo puedan sostener porque lo que han hecho es muy bueno.

De los 23 jugadores que han jugado al menos un minuto en el torneo, 12 son formados en casa
Es la política deportiva del club. Había un conocimiento del tema. Héctor con Miguel trabajaron en divisiones inferiores, conocían las capacidades de los jugadores y le han sacado el máximo de provecho porque los ubican en las posiciones que realmente rindan. Si los jugadores no pueden jugar en cualquier posición. Ellos sabían perfectamente donde le podían sacar mayor rendimiento: y ahí los han ubicado. El caso de los Pavez, Baeza, Bryan Carvallo. Ahí están. Apareciendo en Primera y ¡jugando bien! ¿Por qué? Porque tienen el sostén de la gente más avezada. Como el equipo está jugando bien, ellos se han permitido ir incorporando a estos chicos que tienen un montón de proyección, porque el equipo funciona tan bien que están dentro de ese funcionamiento.

Usted conoce a los que están alternando pero también conoce a los juveniles que todavía no están jugando en el primer equipo ¿Qué piensa de ese grupo, que aún no da ese salto?
Ellos tienen que tener mucha paciencia, tienen que seguir con mucho rigor, mucha disciplina, entendiendo lo que es esta actividad y sabiendo que en cualquier momento se les va a presentar la posibilidad ¡Los espacios se producen en forma natural! Los chicos hoy son muy ansiosos, quieren todo pronto, quieren jugar rápido, y jugar bien, y desplazar al titular del primer equipo ¡No! Todo requiere de su tiempo, y eso es lo que tienen que aprender, escuchar, ser receptivos para cuando se les presente la oportunidad, aprovecharla. Hay un montón de chicos, un grupo de proyección que yo digo no al mediano, al corto plazo, los van a ir incorporando en el primer equipo.
¿Cuál es la labor de uno? Ir potenciándolos y mejorándolos en su desarrollo. Para que el día de mañana respondan como tienen que responder

Hablamos del Chuky Martínez…
(Interrumpe) Y Jorge Araya, Matthias Villanueva, Roberto Riveros, Pancho Lara, Hardy Cavero ¡Hay un montón! Si empezamos a nombrar a algunos somos injustos con otros.

Qué porcentaje es resorte del técnico, que les tiene que dar la oportunidad, y qué porcentaje es del jugador, que tiene que demostrar
Te voy a poner un ejemplo: Hardy Cavero es un jugador con mucha proyección, es un muy buen jugador, que tiene todas las posibilidades de ser un gran jugador de Primera División y seguramente de Colo-Colo. Pero hoy día como está jugando Barroso… ¡Barroso no le permite jugar a Cavero! Porque el rendimiento de Barroso es extraordinario, por darte un ejemplo.
Trajeron justo el refuerzo que necesitaba Colo-Colo. Mejor no lo podían haber encontrado. El conocimiento del medio, conocía el campeonato, da la impresión que conocía Colo-Colo de toda la vida, se complementa bien con el otro central… Entonces: Hardy tiene que entender que es un central por izquierda, donde está jugando él, y tiene que esperar el tiempo que sea necesario. Pero no por eso se va a vencer. Tiene que tener mucha disciplina, mucho rigor y mucha perseverancia para el día de mañana, cuando tenga la posibilidad, responda. Entendiendo que delante de él tiene un jugador de primer nivel, seguramente el mejor central del fútbol chileno.
Él (el juvenil) tiene que entender que tiene una carrera de 10, 15 años por delante, que no todo se le va a dar a los 17 años, y no porque no juega, puede perder el foco. No se puede desenfocar, la ansiedad no se lo puede comer. Él tiene que seguir aportando y tener claro que en algún momento va a ser utilizado. Y cuando sea utilizado tienen que responder. Él tiene que estar a disposición del técnico para lo que él quiera ¡Eso es ser jugador profesional! Tiene que ser un buen titular, un buen reserva… El jugador profesional debe tener educación deportiva, que es lo que te estoy diciendo. Que tenga educación, no que haga gestos, que salga de mala gana, que ponga caras porque no es convocado… ¡No! Eso no es educación deportiva. Eso no es una falta de respeto al técnico, eso es una falta de respeto a los compañeros.
Nosotros somos los encargados de hacerles entender cómo es esta actividad. Es como es, no como uno quiere que sea. Uno quiere que sea distinta, que sea para uno ¡No po! ¡Si esto es equipo! El equipo está por sobre todos los jugadores. Lo primero es el equipo. Nadie puede atentar contra el equipo. Y eso lo tiene que tener claro el entrenador y los jugadores.

Fernando Carvallo

Se discute qué es jugar bien, sobre todo en divisiones menores
Jugar bien es, para nosotros, tratar bien la pelota, jugar a ras de piso, jugar corto y largo, conocer los fundamentos del puesto, funcionar como equipo, hacer una buena circulación, una buena posesión de pelota. Acelerar o verticalizar cuando sea correcto, cambiar las velocidades en el juego. Eso para nosotros es jugar bien al fútbol. El fútbol está lleno de matices, no se juega solamente en forma vertical, para adelante, no, no, no. Se juega de diferentes formas: hay que ir dándole el destino correcto a la pelota. Porque para nosotros la estética es tan importante como la eficacia. Y jugando así nosotros pensamos que se puede ser eficaz.
Hoy no estamos viendo la mejor versión del Barcelona pero ellos llevan 6 años siendo muy eficaces, ganando todos los campeonatos. Y demostrando que no es uno de los mejores equipos del mundo, sino uno de los mejores equipos de la historia del fútbol.
Cuidado: jugando de esa manera… Antes decían que era románticos, esas estupideces que uno tanto escuchó.
España campeón del mundo, España campeón previo a eso de la Eurocopa, con prácticamente los mismo jugadores… No es que uno quiera imitar cosas, sino que son modelos que son más atractivos ¡para uno! Hay otros que tienen otra forma de ver el fútbol y también es muy válido. Pero a nosotros, y la identidad que tiene el club, buscan una cosa, guardando las proporciones, similar a eso. Siendo eficaz.
Si uno nunca pierde de vista que hay que ganar. Pero para nosotros es tan importante el juego como ganar. Nos gusta ganar producto del buen juego, no por casualidad.

Para usted, el que haya aparecido un equipo como el Barcelona, o una selección como la española, significa como el triunfo de las convicciones, del control de la pelota
Sí, sí… Si el tener la pelota tiene un sentido. El tener la pelota es tener una circulación, es un fútbol vistoso, se pierde la pelota para dejar a un compañero en una situación de gol, no antes. Es ocupar bien los espacios ¿Cómo ocupo bien los 65 por 110 que mide la cancha? La correcta utilización de los espacios significa la correcta utilización del esfuerzo.
Hay todo un tema de conocimiento profundo del juego, que si se lo haces ver a los jugadores pasa lo que está pasando con Colo-Colo. Hay un conocimiento del juego de los futbolistas. Porque se cubren muy bien, ocupan bien los espacios, crean muchas oportunidades de gol, cierran bien, les hacen pocos goles… Lo del Barcelona es una cuestión muy evidente. Ahora como el Barcelona juega el City, por momentos, el Arsenal, el Madrid… Hay equipos que juegan muy bien y en forma muy vistosa.
Que el Barcelona y la selección española hayan aparecido ganando todo, para mí fue muy gratificante. Muy gratificante porque un poco son las convicciones que uno siempre defendió.
No puedo decir: ‘Mis equipos se parecían la Barcelona’. Nooooooo. Pero las convicciones que uno ve en los jugadores es un poco lo que uno siempre trató de inculcar.

Pero es cierto que 10, 15 años antes del Barcelona usted y otros trataron de hacer algo similar y fueron muy criticados
Sí, bueno, pero es que siempre hay detractores, pero también siempre hay gente que se da cuenta. Ahora yo no puedo ser tan (risas). Mis equipos no jugaban como el Barcelona (risas) ¡Yo hubiera querido que jugaran como el Barcelona! (risas). Lo que pretendía era esto. Por eso fue tan gratificante. Fue como: ‘Esto es lo que yo creía que se podía llegar a hacer en el fútbol’. Ahora nunca pensé que podrían aparecer jugadores ¡tan buenos para el fútbol! Hoy ver a Messi… Pensé que había jugadores buenos, pero no tan buenos.

En qué categoría pone a Messi
Absolutamente por sobre el resto

Pero en la historia
Incluso… ¿será (como) Pelé? Yo le tengo mucho respeto a Pelé porque vi todos sus partidos en Santiago. Porque en Viña ni en Talcahuano lo vi jugar.
Para mí fue una cosa realmente impresionante. Pero este chico, al paso que va, está superando todo

¡¿A Pelé?!
Es que está superando todo, en números, en todo. Es una cosa admirable.

Usted cree que Messi superó a Pelé o lo puede superar
Es que las comparaciones son muy odiosas. Las cosas que hizo Pelé son maravillosas y es otra época. Hoy lo que hace Messi es admirable. Si en el fútbol… ¡Es difícil meter un gol! Y en un partido que juega Messi ¡es muy difícil que Messi no meta un gol! Y no dé 3 ó 4 más.
Es muy difícil que Cristiano Ronaldo no meta un gol. Son demasiado buenos.
Este tipo de jugadores, el mismo Maradona, hacen del fútbol un arte. La condición técnica de ellos, la coordinación de movimientos, los brincos que pega Ronaldo, las corridas de Messi, sus enganches, la velocidad de Sánchez con freno. La velocidad con freno… Porque la velocidad sin freno en el fútbol quedaste arriba de la pandereta. Sánchez va, corre, frena. El defensor del Madrid pasa tres metros y después puede picar la pelota., por dar un ejemplo. Ese tipo de cosas pasa a ser un arte. El deporte de alta competencia es un arte de movimiento y coordinación. Los atletas, ver jugar a Federer, es un arte. Ver jugar a Jordan… Yo que nunca vi básquetbol, lo veía por Jordan.

En Chile qué jugador le cautiva
Todos estos chicos que están jugando afuera han alcanzado un nivel extraordinario. ¡Isla es un muy buen futbolista! Vidal, ¡Medel! Marcelo Díaz es muy buen jugador, lo mismo que Vargas. Sánchez es un jugador de muuuucha categoría. Suazo para mí es extraordinario ¡Extraordinario! Que esté lesionado, que esto otro… pero es un jugador de otro nivel. Es admirable lo de Suazo. El mismo Valdivia, con todos sus problemas, es un jugador notable ¡Matías! Chile no tiene cantidades, pero detrás de ellos hay buenos jugadores también: Pizarro, Paredes, Marcos González. Hay materia prima. El mismo chico Jorquera. Esta última generación es buena.

Y de la liga local
Sin ninguna duda los jugadores que más me han llamado la atención han sido los jugadores de Colo-Colo. Fierro ha hecho un campeonato notable. Lo de Valdés, que tiene un liderazgo futbolístico en la cancha… lo de Paredes notable. Lo que proyecta (Esteban) Pavez, un chico joven que tuvo que hacer un recorrido y mira el resultado que está dando. El portero ha sido figura. En todos los partidos se manda una tapada de gol. Es como Valdés en el Barcelona. Cuando llegan, llegan de verdad. Y no es lo mismo seguir a cero que 0-1.

Volviendo a los grandes jugadores, el funcionamiento que vio con el Barcelona se asemeja a lo que vio con el Santos de Pelé
Es que es otra cosa. Era distinto. Venía el Santos y jugaba Dorval, Mengalvio, Coutinho, Pelé y Pepe. Con Zito de volante central. Del medio para adelante eran muy, muy buenos, extraordinarios. Y para atrás ya no eran tan buenos. Era otro fútbol.
Aquí, siguiendo el ejemplo del Barcelona, los defensores son ¡muy buenos! Si son muy buenos. Los defensores son buenos atacantes y los atacantes son buenos defensores. Entonces forman un equipo muy consistente.
La mejor versión del Barcelona que vi hace dos años, es el mejor fútbol que he visto en mi vida. No tengo ninguna duda. Para mi gusto, es el mejor equipo de la historia. ¡Mira que vi fútbol! Vi al Jairzinho, Gerson, Tostao, Pelé, Rivelino del 70, vi Zico, Sócrates, Cerezo y Falcao en España 82… Vi los mejores Brasil. Garrincha, Didí, Vavá, Pelé y Zagallo… La forma de jugar del Barcelona haciendo ver a los otros equipos de primer nivel del mundo, de otra categoría, que no pasaban tres veces la mitad de la cancha… Tanta diferencia nunca vi en la historia del fútbol.

Extraño que en el Top 5 o 10 hay varios equipos brasileños pero el mejor no fue brasileño
Es que es la dinámica del fútbol. Las cosas son evolutivas y el fútbol va evolucionando y evolucionó tanto que se llegó a esto. En España mucho tiempo llevaban trabajando de esta forma, con un criterio de selección donde la condición técnica era intransable. Entonces: Busquet, Xavi, Iniesta, Piqué, Alves, Alba, el otro chico Abidal, un jugador maravilloso. Empiezas a compaginar estos grandes jugadores, llenos de disciplina táctica porque el Barcelona es un equipo muy trabajado tácticamente. Cómo recuperan la pelota, hay un montón de conceptos ahí muy incorporados. Podríamos estar dos horas hablando de los conceptos del Barcelona.

Usted que vio tanto a Pelé…
(Interrumpe) Y tuve el privilegio de jugar dos veces contra él. Perdimos en las dos oportunidades, lógicamente. Si no se podía jugar con ellos.
Fernando Riera nos decía: ‘A Pelé hay que tratarlo muy bien’. ‘¿Qué es eso don Fernando?’ ‘¡Trátenlo bien! No le peguen porque si el Negro se enoja nos hace 5 él solo. Así que no lo hagan enojar. Tóquenle la espalda, si lo tocan pídanle perdón. Trátenlo muy bien. Es un amigo, ténganlo como amigo dentro de la cancha’
3-2 perdimos una final de un Octogonal y 4-1 en el Nacional un amistoso. Ambos por Católica.

Bueno: Es pensable pescar a Pelé y meterlo en el Barcelona de Messi
¡Sería la gran figura! Las facultades atléticas de Pelé es algo imposible de describir. Había que verlo. Los brincos que pegaba… Era la mezcla de Cristiano Ronaldo con Messi. La técnica con las dos piernas, la potencia, el freno, los cabezazos.

¿Y ubicado dónde? ¿Sobre Xavi e Iniesta? ¿Y Messi?
Era un 10 que jugaba muy cerca del área. ¿Si se topaba con Messi? No, no, no. Si eso de que dos jugadores no pueden jugar juntos porque son muy buenos… Es al revés: Ojalá jueguen 11 buenos (risas). Pelé era absolutamente compatible con todos los jugadores del mundo. Era un jugador fabuloso.

¿Cómo empezó esto?
Recuerdo muy, muy niño estar en camarines, con mi papá. En esa Católica del 53, 54, 55. El 55 (con 7 años) recuerdo haber visto a la Católica en el camarín, metido en el túnel. Tengo 65 años ya…
A los 13 años comenzamos a jugar en el colegio y en las divisiones inferiores, el panorama nuestro era el sábado ir a Santa Laura a las reuniones dobles y el domingo al Nacional a las reuniones dobles ¡Íbamos a ver fútbol!
Íbamos con mi hermano (Luis Hernán). Uno seguía el fútbol: Magallanes, Santiago Morning, Audax, Unión… Íbamos a ver fútbol.

El Mundial del 62 lo pilla con 13 años
Lo viví abonado en Maipú que era la torre sur, abajo del marcador. Galería Maipú. Fuimos con mi hermano y mi madre. Mi papá iba a tribuna, era muy cercano a Fernando Riera, eran muy amigos. Vimos todo el Mundial, completo. Desde Chile-Suiza a Brasil-Checoslovaquia.
Locura. Pelotero. Deportista de toda la vida.
Revista Estadio ¡empastado! Esperaba el martes para comprarla en el kiosko. ¿Barrabases? Torito, Chico, Pirulete, Guatón y Pelao…

Hay jugadores innatos como Messi o Ronaldo…
(Interrumpe) Sí, pero tienen una disciplina dentro de la cancha ¿Tú piensas que a Messi nadie le dice nada? No. Cuando pierden la pelota, le dicen: ‘Tú vienes a esta posición y triangulas con éste’. Y cuando Messi tenga la pelota, los movimientos en ruptura los hace Pedro, los hace Sánchez, para cambiarle el ritmo al juego. Todas esas cosas se deben ensayar, me imagino yo.
Yo traté de conversar con Alexis cuando estaba en la selección, sobre cosas del Barcelona. Y Alexis es abierto, y conversábamos. Y era interesante.

Fernando Carvallo

Pero los chicos de las divisiones menores ¿A qué tipo de jugador puede aspirar a llegar?
Le diría a todos los volantes centrales que se fijaran mucho en Busquets, por dar un ejemplo. Como Yayá Toure en el City. Como Xabi Alonso en el Real Madrid. Como era Makelele del Chelsea. Ahí tiene un referente de cómo debiera jugar un volante central. Pedirle que jueguen como Messi es prácticamente imposible. Pero sí, respetando tus características, tienes el molde ahí. Tienes la función de cómo aplican los fundamentos del puesto estos grandes jugadores. Busquets y Xabi Alonso es descarga y distribuye, él no organiza, por darte un ejemplo. Él no pierde la pelota. Generalmente cuando no puede, retrocede, pero con pelota segura. Tienen una claridad, una visión y una condición técnica que hacen jugar bien al equipo.
Ejemplo: Acá, Jorge Araya podría hacer perfectamente eso, porque tiene la condición para hacerlo. Después él dirá con su dedicación y perseverancia si es menos o más que Busquets.

Qué significó para usted llegar a España en los 70, en un momento en que no se daba mucho
Uh, esa fue una experiencia… Me marcó mucho, mucho. Yo iba jugando por la Unión Española en España y la gente se puso a gritar: ‘El 7, el 7’. En la noche llamaron al hotel y Abel Alonso al día siguiente ya me había vendido. Te quieres quedar, me dijo. ‘Sí, yo me quedo’. Dan buena plata a la Unión y te ofrecen esto… En agosto del 73 fuimos a Bélgica, Portugal y España, con un equipo que jugaba muy bien: Jorge Toro, Guillermo Yávar, Honorino Landa. Era muy difícil jugar mal. A los cuatro meses después de llegar de la gira ese equipo salió campeón. Yo en agosto me quedé allá porque a la semana siguiente empezaba el campeonato. En dos meses más juega España-Yugoeslavia por las Clasificatorias al Mundial de Alemania 74 y ahí puedes ir una semana a Santiago, me dijeron. De la noche a la mañana estaba a 15 mil kilómetros de mi casa y solo.
Me recibieron tan bien y encontré un equipo que jugaba bastante bien. Me fue fácil jugar.
Era distinto el fútbol, me resultó más fácil que en Chile. Había más movilidad de mis compañeros. Yo tenía buena técnica. Había más posibilidades de pase.
Fueron 6 años. Después formé una familia y llegué de vuelta casado y con hijos.
Generalmente cada dos años vuelvo porque me han invitado mucho al Cádiz, a jugar partidos de los viejos. Tuve la suerte en ser el capitán del ascenso. Después de 23 años el Cádiz volvió a Primera. Fue una cosa bien especial. Una etapa muy bonita de mi vida.

Cuándo supo que iba a ser técnico
Cuando terminé la carrera la verdad es que no pensaba que iba a ser entrenador. Por ahí entre lo de Fernando Riera, Ignacio (Prieto), cuando asume el primer equipo de la Católica el año 83, me invita a participar de las cadetes. Yo jugaba en Unión aún. ‘Ignacio no tengo los cursos’. ‘No importa, te mandamos a Francia a mitad de año y vas a hacer los cursos’. Mañana aquí. Yo estaba en El Tabo haciendo la pretemporada. Me retiré y seguí en la actividad con niños.
Nunca pensé sí en trabajar con mayores, eso lo tengo muy claro.

Ni siquiera el 90 cuando debuta
No, no. Fue una cosa obligada. Ignacio se fue a México y el presidente del club me dijo que tenía que asumir la responsabilidad. Que era el momento.

Cómo los marca formarse en Francia
Un curso maravilloso. Un mes, todos los días. De muchas convicciones. De lo que es ser director técnico. Formar equipos multidisciplinario. Es muy difícil sobre todo en el fútbol donde hay mucho ego. Hubo muchas clases de conducción de grupos.
Allá todos tienen Centro de Formación. Que es lo que hay acá con la Casa Alba. Ellos están haciendo una profesión.

Usted admiraba a Pelé como jugador…
(Interrumpe) Pero Pelé era una cosa inalcanzable. Yo acá admiré mucho a Leonel Sánchez. Muuucho. Ídolo. No era rápido, no era hábil, pateaba muy bien, cabeceaba pero ni tanto. Pero era el mejor. Ídolo total mío.
Chamaco era una maravilla. Chamaco era un arte. Honorino, Jorge Toro, Tito en la Católica. Esa gente estaba más al alcance de uno. Carlos Reinoso.

¿Y como técnico, a quien admiraba?
Andrés Prieto y Fernando Riera, sin ninguna duda. Tengo muchas dudas de que si no hubiera llegado a un club donde me recibieron ellos, me hubiera dedicado al fútbol.
Eran dos formadores natos. Que tenían un conocimiento total de todo lo que es el fútbol. Una disciplina, un respeto, una imagen. Todo lo que irradiaban para nosotros era lo máximo. Lo que decían ellos para nosotros era sagrado. Y era una admiración por los dos, total.

Siente que no se los estruja. O estrujaron en el caso de Riera
Me hubiera gustado a mí que en la última etapa de su vida hubiera estado colaborando en algún club. Los conocimientos que él tenía eran sin límites. Y Andrés lo mismo. El año 90 yo lo llevé conmigo a la Católica.
Gente que irradia conocimiento. Ve a un chico y en un minuto te dicen: ‘Tiene esto. Punto’. Es gente que vio demasiado fútbol. Hubiese sido importante sacarle más provecho.
Andrés hasta hace muy poco yo lo vi y está en sus plenos cabales, está bien. Son personas muy valiosas.