alturaarrow_down-red arrow_side badge-facebookbadge-instagrambadge-twitterclosedebutemail facebook gallery-nextgallery-prevgallerygoogle instagram lightbox-nextlightbox-prevlive-atajada live-cambio live-gol live-jugada-peligrosa live-offlive-player-in live-player-out live-red-cardlive-silvato live-tarjeta-amarillalive-tarjeta-roja live-timerlive-yellow-cardnacimientonacionalidadnextopenpagination_downpesopinterest prevquotesearchslide-nextslide-prevtimeline-left timeline-right twitter videoswhistle worldyoutube
El Cóndor volvió a volar
Cóndor

Cinco minutos que quedarán para siempre en la memoria de los que estuvieron esta noche en el Monumental. Otra vez el Cóndor se vestía de arquero, otra vez lucía la insignia del Cacique y otra vez era ovacionado por el pueblo albo.

Fue poco el tiempo, pero uno de los más grandes arqueros de nuestra historia respondió como siempre. Fue abajo, con las dos manos y no dio rebote luego de un disparo potente del “Pajarito” Valdés. Estuvo a punto de hacer una tapada de ensueño cuando se enfrentó cara a cara con el “Tiburón” Ramos. El Cóndor tropezó y quedó tirado en el suelo justo cuando Ramos sacaba un disparo lleno de dinamita. Desde el suelo sacó un manotazo y la pelota entró apenas.

Se reía el Cóndor después de esa jugada. Como que sentía que sus reflejos, a pesar del difícil momento, seguían ahí, en su sangre. Se levantó el Cóndor y vino el cambio, al borde de la cancha lo esperaba Claudio Bravo. Un abrazo, una ovación y dos camisetas: La Roja de Chile y la blanca del Cacique.

El ídolo recibió el cariño de la gente, dio abrazos, grabó saludos, firmó autógrafos y seguramente se fue agradecido en un día memorable. Pocos pueden decir que reunieron en una cancha a Iván Zamorano, Carlos Caszely, David Pizarro, Arturo Vidal, Kalule Meléndez, Esteban Paredes y Marcelo Salas, entre otros. El Cóndor lo hizo en una fría noche, que terminó siendo una de las más cálidas de las que se tenga recuerdo en La Ruca.