alturaarrow_down-red arrow_side badge-facebookbadge-instagrambadge-twitterclosedebutemail facebook gallery-nextgallery-prevgallerygoogle instagram lightbox-nextlightbox-prevlive-atajada live-cambio live-gol live-jugada-peligrosa live-offlive-player-in live-player-out live-red-cardlive-silvato live-tarjeta-amarillalive-tarjeta-roja live-timerlive-yellow-cardnacimientonacionalidadnextopenpagination_downpesopinterest prevquotesearchslide-nextslide-prevtimeline-left timeline-right twitter videoswhistle worldyoutube
El Chano, el Chita y Caroca reviven a Arellano en el Quita Penas
Caroca, Cruz, Garrido

No es un lugar común y corriente. Entre las mesas y paredes del Quita Penas se respira un poco la historia de Colo Colo. Una camiseta del ’25 enmarcada, una foto del plantel de Colo Colo ’73 en La Moneda y una portada de la revista Estadio engalanada por la joven figura de Humberto “Chita” Cruz. Precisamente el histórico defensor es uno de los invitados a una particular conversación entre cracks del equipo, donde además llegan Lizardo Garrido y Rafael Caroca.

El local no es exactamente el mismo donde un grupo de futbolistas, liderados por David Arellano, comenzaron a dar vida al club más grande de la historia de Chile. Sin embargo este restorán recoge con fidelidad la herencia del lugar original. Hay ambiente de fútbol, cazuelas, pernil y terremotos. Hay también fanatismo por el Popular entre sus trabajadores y en los comensales, lo que queda claro con la emoción que generan estos tres talentos en el bar. Fotos, autógrafos y saludos. “Esta es una experiencia inolvidable”, dice “Chita” Cruz entre recuerdos de “Cua Cua” Hormazábal y de “Chamaco” Valdés.

Y así avanza la conversación, que es también un forma de compartir experiencias y anécdotas en un club que está construido en base a su rica historia. Caroca sobre todo escucha, aprende, interioriza, mientras Garrido y Cruz aconsejan, recuerdan y se identifican con el joven canterano. “Fue una experiencia muy bonita”, dice el “21” al final de este recorrido por la historia. “Solamente puedo darles las gracias por la transparencia y los consejos que me entregaron”, dice el joven.

Lizardo Garrido, en cambio, valora el lugar del encuentro: “Mira lo que se armó, lo que se creó en ese lugar. Disfruté mucho el momento. Fue muy ameno, muy simpático. Esto sólo lo permite Colo Colo”. Y tiene razón el “Chano” porque cada momento que se vive dentro de este club, aporta un poco más a volver más grande la leyenda de los 87 años de gloria.