alturaarrow_down-red arrow_side badge-facebookbadge-instagrambadge-twitterclosedebutemail facebook gallery-nextgallery-prevgallerygoogle instagram lightbox-nextlightbox-prevlive-atajada live-cambio live-gol live-jugada-peligrosa live-offlive-player-in live-player-out live-red-cardlive-silvato live-tarjeta-amarillalive-tarjeta-roja live-timerlive-yellow-cardnacimientonacionalidadnextopenpagination_downpesopinterest prevquotesearchslide-nextslide-prevtimeline-left timeline-right twitter videoswhistle worldyoutube
Dirigentes, futbolistas e hinchas despiden a Beyruth
Elson con guardia de honor

“El fútbol chileno está de duelo”, decía el presidente Carlos Tapia a su llegada al velorio de Elson Beyruth. La concurrencia a la iglesia de los Sagrados Corazones de Alameda no hacía más que ratificar sus palabras. Futbolistas, entrenadores, dirigentes y un sinnúmero de hinchas quisieron despedirse del crack.

Uno de ellos fue Álvaro Ormeño, el lateral del equipo fue dirigido por el brasileño en las divisiones menores y sus recuerdos son reconfortantes: “Él era una persona muy alegre. Siempre tenía una sonrisa en la cara”,rememoró el defensor y agregó que tanto él como Luis Mena y Gonzalo Fierro siempre fueron muy cercanos y quisieron mucho al que fuera goleador de Colo-Colo.

Así como Ormeño había otros tantos que con flores, cantos y oraciones le mostraron el respeto y la admiración a este gran ser humano. Fue el caso de Leonel Herrera que antes de emocionarse alcanzó a traer al presente una anécdota de muchos años: “Yo venía llegando a Colo-Colo a prueba en el año 66. Beyruth recién estaba en el club y me dijo: ‘Nunca te achiques’. Imagínese lo que son esas palabras, que te las diga un ídolo como él”.

En la iglesia se hizo una breve ceremonia en la antesala de lo que serán sus funerales mañana en el Cementerio General, donde ocupará un merecido lugar en el mausoleo de los viejos cracks del cacique. Mañana jueves también habrá una misa a las 12 del día en la misma capilla, luego su féretro hará un recorrido que lo llevará por última vez al Estadio Monumental para finalmente cruzar Santiago hasta el cementerio.

Quizás la imagen más demostrativa de lo que significa Beyruth para los colocolinos estaba justo en los pies del altar. Alrededor del ataúd seis muchachos de las divisiones menores hacían la guardia de honor. Carlos Tapia se unió a ellos, no sin antes valorar el legado del delantero carioca “Él es un ejemplo para las nuevas generaciones de colocolinos”, expresó con recogimiento.