alturaarrow_down-red arrow_side badge-facebookbadge-instagrambadge-twitterclosedebutemail facebook gallery-nextgallery-prevgallerygoogle instagram lightbox-nextlightbox-prevlive-atajada live-cambio live-gol live-jugada-peligrosa live-offlive-player-in live-player-out live-red-cardlive-silvato live-tarjeta-amarillalive-tarjeta-roja live-timerlive-yellow-cardnacimientonacionalidadnextopenpagination_downpesopinterest prevquotesearchslide-nextslide-prevtimeline-left timeline-right twitter videoswhistle worldyoutube
Diego Reveco, el 10 que vino desde Winnipeg
Diego Reveco, recuperándose de su lesión

La historia es inusual. Un niño, hijo de un chileno y una ítalo-canadiense, nacido y criado en el frío de Winnipeg, sale bueno para la pelota. ¿Qué se hace con un virtuoso en un país donde el fútbol no es más que un pasatiempo extravagante? ¿Qué haría usted si viviendo en Santiago un hijo le sale con talento para el baseball?

La familia Reveco decidió jugar todas las fichas por su hijo Diego. Le grabaron un video con sus mejores jugadas y se la mandaron a Lizardo Garrido. Ahí comenzó la historia futbolística de este niño que, con su timidez y alegría, se ha ganado a entrenadores, kinesiólogos, utileros y también un puesto entre los mejores de su generación.

¿Cómo llegaste a Colo-Colo?
Mandé un video a Lizardo Garrido y le gustó. Ahí me dijo que me viniera para acá. Yo estaba en Canadá, jugando por el FC Northwest de Winnipeg.

¿Cómo fue que te enteraste de Colo-Colo y quisiste venir a jugar acá?
Es que me gusta mucho el fútbol y eso coincidió con que mi papá es chileno, hincha de Colo-Colo. Mi papá me mostró lo que era Colo-Colo y me gustó. Ahí decidimos mandar el video.

¿Cuándo se vinieron a Santiago?
Fue en 2010, me vine a probar. El viaje fue largo y me quedé en un departamento en Providencia que arrendamos con mi papá. Acá en la prueba les gustó cómo jugaba, pero yo ni sabía hablar español.

¿Quién fue tu primer entrenador?
El profe Peto y el Lucho Pérez Franco. Me vieron por una semana y luego me evaluaron. Ahí me dijeron que me quedara en Colo-Colo.

¿Cómo lo hicieron entonces para venirse a Santiago?
Me pagaron todo en Colo-Colo. Me vine con mi mamá y mi papá. Igual mi mamá está siempre viajando entre Santiago y Winnipeg. Mi papá se queda. Todavía estamos en un departamento.

¿Cómo te has sentido viviendo acá?
Bien, ahora ya entiendo y me puedo comunicar. Estoy en un colegio inglés aunque no sé como se llama porque es nuevo para mí.

¿Echas de menos algo de Winnipeg?
Sí, a mis amigos. Hablo con ellos por Facebook. Ahora van a poder ver esta entrevista por internet.

¿Qué te gusta de Santiago?
El fútbol, porque en Canadá no es muy grande. Aquí voy al estadio a ver los partidos, en Canadá no hay eso. Además acá me han tratado bien. Hago goles, hago pases.

Debe ser complicado para ti entender las instrucciones de los profes
Igual los entiendo cuando hablan lento. Pero al principio en los entrenamientos me iba para atrás en la fila, así veía lo que tenía que hacer. Ahora los entiendo más.

¿Cuáles son tus jugadores favoritos?
Vecchio y Cristiano Ronaldo. Dan muy buenos pases, a veces los trato de imitar.

¿Cómo es jugar en Colo-Colo?
Muy bien, es como ¡guau! Lo que pasa es que en Canadá no es competitivo, acá es muy competitivo. Se juega rápido, allá es lento.

¿Cuál es tu sueño en el fútbol?
Jugar profesional, debutar y jugar con Colo-Colo en el Monumental y después ir al Real Madrid.

¿Por cuál selección te gustaría jugar? ¿La chilena o la canadiense?
Cualquiera de las dos, la que me dé la confianza.

¿Qué mensaje le mandas a tus amigos en Canadá?
Les diría ¡Hola! Acá es muy entretenido, es espectacular jugar fútbol en Colo-Colo porque es muy competitivo. El estilo de vida es genial porque no hace frío como en Winnipeg.