alturaarrow_down-red arrow_side badge-facebookbadge-instagrambadge-twitterclosedebutemail facebook gallery-nextgallery-prevgallerygoogle instagram lightbox-nextlightbox-prevlive-atajada live-cambio live-gol live-jugada-peligrosa live-offlive-player-in live-player-out live-red-cardlive-silvato live-tarjeta-amarillalive-tarjeta-roja live-timerlive-yellow-cardnacimientonacionalidadnextopenpagination_downpesopinterest prevquotesearchslide-nextslide-prevtimeline-left timeline-right twitter videoswhistle worldyoutube
Conexiones albas: Braulio Leal lidera la diáspora en San Luis
braulio 1 Nota 632x380

San Luis -próximo rival del Cacique; entradas aquí- cuenta hoy con cuatro futbolistas nacidos en las divisiones inferiores de Colo-Colo: el golero Ignacio González, el lateral izquierdo Manuel Bravo y los volantes Boris Sagredo y Braulio Leal. También tuvo un paso por nuestro club el delantero Gerson Martínez.

A todos se les recuerda con cariño, pero especialmente a los volantes: Boris Sagredo fue parte del plantel campeón del Clausura 2007. Allí jugó seis partidos y anotó un gol. Fue en el 1-0 sobre Palestino cerrando la fase regular (cuando el Tino decidió ser local en Rancagua). También jugó de titular en la Copa Libertadores 2008, en el simbólico juego ante Atlas de México con Fernando Astengo en el banco y donde no pudimos avanzar a octavos de final.

El otro jugador recordado con especial afecto es Braulio Antonio Leal. Por Copa Libertadores jugó 13 encuentros en tres ediciones (2003, 2004 y 2006). Pero está anexado a la historia alba esencialmente por dos títulos nacionales inolvidables. Fue el tercer futbolistas con más minutos en la copa del Clausura 2002 (“Campeón en la quiebra”), tras Eduardo Lobos y Luis Mena. Jugó allí 22 partidos (1.959 minutos) y marcó un gol en cuartos de final ante Cobresal.

Y luego jugó ocho partidos en el campeonato del Apertura 2006, el primero de una gran era del Cacique, con Claudio Borghi en el banco. Luego partiría a Everton en el segundo semestre.

Una relación de 62 años

Son 40 partidos en Primera División entre el Cacique y San Luis. Todo comenzó en 1956, en el estreno de los canarios en la máxima división (ascendieron el año anterior con Enrique “Tigre” Sorrel como DT).

Aquella fue una temporada hermosa para Colo-Colo. En 1954 se había perdido el título en la última fecha y también se escoltó al campeón el 55.

Para 1956 había ansiedad. Misael Escuti, Mario Moreno, Jaime Ramírez, Manuel “Colo-Colo” Muñoz, Enrique Hormazábal y Jorge Robledo destacaban en un Cacique compuesto solo por jugadores chilenos, pero con técnico extranjero. El DT era el uruguayo Enrique Fernández, que tenía un gran currículo: había levantado copas con Nacional de Uruguay, Barcelona y Real Madrid de España. Llegó a Colo-Colo, de hecho, proveniente de la otra Casa Alba, la madrileña.

cc Ese año 56 Colo-Colo jugó en Santiago, Rancagua, Talca, Valparaíso, Viña del Mar y por primera vez en Quillota: Por la 9ª fecha, el domingo 1 de julio, visitó a San Luis y lo venció 1-0, con tanto de Atilio Cremaschi.

Arbitró Domingo Santos, ante 11.466 personas y el Cacique formó con: Misael Escuti; Caupolicán Peña, Arturo Farías, Isaac Carrasco; Charles Villarroel, Rogelio Núñez; Mario Moreno, Hernán Rodríguez, Manuel Muñoz, Atilio Cremaschi y Jaime Ramírez.

En la revancha también se ganó 1-0, y también anotó Cremaschi.

Hay otro partido antiguo bien especial para los hinchas de Colo-Colo. Cuando se ganó el título de 1963, el Cacique venció 6-2 a San Luis en el Nacional, con cuatro goles de Enrique Hormazábal, el inigualable Cuá Cuá.

Crédito foto principal: Getty Images
Crédito foto secundaria (antigua): Revista Estadio