alturaarrow_down-red arrow_side badge-facebookbadge-instagrambadge-twitterclosedebutemail facebook gallery-nextgallery-prevgallerygoogle instagram lightbox-nextlightbox-prevlive-atajada live-cambio live-gol live-jugada-peligrosa live-offlive-player-in live-player-out live-red-cardlive-silvato live-tarjeta-amarillalive-tarjeta-roja live-timerlive-yellow-cardnacimientonacionalidadnextopenpagination_downpesopinterest prevquotesearchslide-nextslide-prevtimeline-left timeline-right twitter videoswhistle worldyoutube
“Colo Colo” visitó Colo Colo

Hoy Colo Colo recibió la visita de un ilustre, uno que se aburrió de hacer goles por allá por los ’50, uno que aun tiene el récord de anotaciones en clásicos ante la U. de Chile, uno que se identificó tanto con el club que se le apodó “Colo Colo.

Manuel Muñoz, vive actualmente en Arica y goza de una salud envidiable para sus 81 años, “es que me alimento a puro marisco y pescado, ese es el secreto”, dice, aunque lo complementa con una vida sana, “no tomo, no fumo y a las diez estoy acostado con ‘mi vieja’”.

“El Expreso de Tocopilla” se encuentra de visita en Santiago, invitado por el Sifup a un homenaje a los ex mundialistas y él, como emblema de la selección chilena que jugó en Brasil ’50 acudió a la cita, no sin antes visitar su casa: El Estadio Monumental de Colo Colo.

Mira algo incrédulo las instalaciones del David Arellano y comenta, “no jugué nunca aquí, pero defendí a esta institución por más de diez años, es una gran emoción y una gran satisfacción el haber vestido esta camiseta y poder estar en este estadio”.

Se instala en el sector Arica del Monumental y cuenta que “del año 69 que no venía, encontré hermoso el estadio, creo que todos los colocolinos se deben sentir orgullosos de tener esta maravilla. Yo a Colo Colo siempre lo he llevado en el corazón”, dice.

Pero además de llevarlo ahí, lo lleva en su apodo, “el apodo nació acá, la hinchada me puso así porque era aguerrido, luchador… me entregaba por entero, como Colo Colo”.

Siguiendo el recorrido por el estadio, visitó el museo y aquí la emoción se hizo evidente al recorrer los nombres y las fotos de quienes han hecho grande a esta institución, “se me vienen muchos recuerdos, cada jugador, cada técnico, cada amigo que conocí en el fútbol es un recuerdo para mí”, dice antes de entrar a la sala multimedia del museo para ver el documental “Ídolos y Caciques”.

“Me emocioné al ver el video, vi a muchos amigos, a mucha gente que ya no está con nosotros, que lamentablemente han fallecido… si hasta me pregunté, ¿qué hago aquí todavía?, gracias a Dios, aun no me ha querido llevar”, comenta entre risas.

Mientras avanza por las vitrinas del museo, los recuerdos afloran, “recuerdo con mucho cariño y respeto a dos técnicos en especial, a don Luis Tirado y al ‘Gringo’, como yo le decía a Francisco Platko. Fueron los dos grandes profesores que tuve y me enseñaron muchas cosas, en el fútbol e incluso en la manera de vivir, fueron como un padre para nosotros”.

Se detiene a ver una pelota antigua ubicada en el ingreso del museo, y nos cuenta que “las pelotas de aquella época eran más grandes, con más cordones, tenían ocho tiras de cordones y eran de ‘cuero-cuero’”, afirma.

“Yo me quedé con varios cordones marcados en la cabeza, me acuerdo que el ‘Chico’ Aranda, que jugada de puntero derecho, cuando venía la pelota se agachaba para no cabecearla y Robledo era como si chuteaba con la cabeza, cabeceaba muy bien él”.

En aquella época, todo era distinto, “nosotros entrenábamos en el Estadio Balmaceda, donde está la estación, al lado de la línea del tren. A veces teníamos que parar de entrenar cuando pasaba el tren, la sede en ese tiempo estaba ahí en San Pablo, en una casa vieja, después pasamos a una casona en calle Puente… eran otros tiempos”, rememora.

Arica siempre Arica
Hace ya muchos años que se radicó en “la puerta norte del país” como el mismo le dice y cuenta que, “en Arica tengo un restaurant con mi mujer, atendemos sólo los sábados y domingo, está en un estadio donde llegan a jugar cerca de cuarenta equipos y después todos pasan a comer algo donde Manuel ‘Colo Colo’ Muñoz”.

Obviamente, la decoración corre por cuenta del dueño de casa, “tengo muchas cosas de Colo Colo, así como este museo, tengo fotos, revistas Estadio y ahora voy a poner esta camiseta que me regalaron en un lugar especial”.

En su restaurant es donde sigue a su querido equipo, “tenemos una tele gigante donde vemos todos los partidos de Colo Colo, se llena de gente. A mí me da rabia cuando pierden y se quedan mucho en el suelo, antes no era así, nos caíamos y nos parábamos al tiro, nos preocupábamos mas de la pelota y no tanto de la tele”, comenta.

De cierta manera, sigue ligado al fútbol, aunque su gran sueño es “armar una escuela de fútbol, ya lo hablé con el sindicato de entrenadores y ojala ChileDeportes me pueda ayudar para poder enseñar todo lo que aprendí en el fútbol y acá en Colo Colo… son tantas cosas que quiero traspasárselas a los niños. Después me muero y todo lo que se me lo llevo a la tumba, prefiero enseñarlo antes que llevármelo”.

El hombre que durante más de diez años se calzó la “10” del Cacique reflexiona antes de marcharse, “me siento orgulloso de estar acá y de haber sido parte de la historia”, con su estampa de crack, se retira feliz e invitado a volver cuando quiera a esta, su casa.

Conoce más de la vida de Manuel Muñoz en la Galería de Ídolos

Mira las fotos de su visita acá