alturaarrow_down-red arrow_side badge-facebookbadge-instagrambadge-twitterclosedebutemail facebook gallery-nextgallery-prevgallerygoogle instagram lightbox-nextlightbox-prevlive-atajada live-cambio live-gol live-jugada-peligrosa live-offlive-player-in live-player-out live-red-cardlive-silvato live-tarjeta-amarillalive-tarjeta-roja live-timerlive-yellow-cardnacimientonacionalidadnextopenpagination_downpesopinterest prevquotesearchslide-nextslide-prevtimeline-left timeline-right twitter videoswhistle worldyoutube
Colo-Colo femenino cae en la final. ¡A levantarse, albitas!
nota  1

Después de diez títulos nacionales consecutivos, Colo-Colo femenino no pudo conseguir una nueva estrella. La gran final del campeonato enfrentaba a los dos mejores equipos de la temporada: Palestino y Colo-Colo. Las albitas llegaban invictas y con el peso del favoritismo ganado en base a esfuerzo y trabajo de un equipo de jugadoras que se ha cansado de darle títulos y triunfos al club.

Palestino hizo lo que debía, defendió con dientes y uñas su arco y concretó las ocasiones de gol que se creó. Por el contrario, Colo-Colo dominó el partido, mantuvo el balón en su poder y generó numerosas ocasiones de gol, pero recién al minuto 93 pudo anotar el primero.

Mereció más el equipo de Eduardo Míguez, pero como dijo la capitana Endler al final del partido, el fútbol no es de merecimientos y los partidos se ganan con goles. El equipo más goleador de la historia hoy encontró un arco cerrado y no pudo dar vuelta un partido que se terminó de escapar con el penal que convirtió Soto para las tricolores.

El gol de Banini sirvió para ponerle un poco más de justicia al marcador y si bien una derrota acentúa los errores, no hay que olvidar que este equipo marcó una época, una era en el fútbol femenino chileno y que si este deporte sigue creciendo va a ser en gran medida por la huella de este grupo de guerreras. El equipo más ganador de la historia se inclinó por primera vez. Pero no se quedarán en el suelo por mucho tiempo, se levantarán y volverán a la cancha aún más fuertes. ¡Vamos Albitas!