LA 30 Y LOS TIEMPOS ACTUALES


La nueva década del siglo XXI no comenzó bien para el Cacique. En 2010, tras sumar una buena ventaja ante el escolta, se terminó cediendo en la lucha por el campeonato, el primero que duró todo un año desde 2001. El Cacique finalmente escoltó al campeón UC, equipo que también nos eliminó en la primera ronda de playoffs en el Apertura 2011. Al torneo siguiente, Cobreloa fue el verdugo en semifinales y en 2012, también en la ronda de los cuatro mejores, la U y Unión eliminaron al Eterno Campeón.

En el torneo de Transición 2013 Colo-Colo sorprendió al mundo rematando en la 10a ubicación. Y aunque en el Apertura (se jugó el segundo semestre) fuimos octavos, ya desde ahí se comenzó a gestar el plantel campeón, de la mano de Héctor Tapia.

El exdelantero, acompañado por Miguel Riffo en la cabina técnica, estructuró un plantel basado en los canteranos: 13 jugadores formados en casa sumaron minutos en la campaña de #La30 apoyados por tres refuerzos de jerarquía (Julio Barroso, Jaime Valdés, Esteban Paredes), un arquero de nivel mundial (Justo Villar) y varios jugadores de primera línea en Chile, como Christián Vilches, Emiliano Vecchio y José Pedro Fuenzalida.

El torneo de Apertura 2014 (jugado el segundo semestre) tuvo a un Colo-Colo peleando el torneo hasta la última fecha. Terminamos terceros. Y en el Clausura 2015, el sorprendente Cobresal se quedó con la corona en la penúltima jornada, dejando al Cacique como escolta.

Tras la salida de Héctor Tapia, tomó la dirección técnica del equipo el exvolante albo José Luis Sierra, de buenas campañas hasta entonces en Unión Española. De la mano del “Coto” el equipo volvió a gritar campeón en diciembre de 2015, aunque el último partido se jugó en enero de 2016 luego de la bochornosa pelea ocurrida entre seguidores de Wanderers y Colo-Colo en pleno campo de juego en Valparaíso.

El del Apertura 2015-2016 fue el equipo de Julio Barroso, Claudio Baeza, Esteban Paredes (el goleador), Emiliano Vecchio, Gonzalo Fierro, Jean Beausejour y Martín Rodríguez, el grupo de los que más minutos actuaron. Fue el estreno de Cristián Gutiérrez, canterano por la banda zurda titular; de Paulo Garcés como titular pero que salió por lesión dejando a Justo Villar en el arco en el grueso del campeonato; y de Jaime Valdés y Esteban Pavez con aportes altos, pese a sus sonadas expulsiones en los clásicos. Además, se marcó el regreso al medallero albo del gran Humberto Suazo, que salió del equipo a mitad de campaña en medio de una lamentable polémica.

En el primer torneo de 2016 Colo-Colo terminó segundo a un punto de Católica. En el receso, vino un cambio de técnico y asumió el argentino Pablo Guede.

En el Apertura 2016-2017 el equipo finalizó en una extraña 5a posición y en el Clausura de aquella temporada Colo-Colo lideraba el torneo hasta la penúltima fecha. Por todo lo anterior, el Transición 2017 (jugado en la segunda parte del año) asomaba como vital. Y Colo-Colo supo ser campeón con solidez y de la mano de una columna vertebral basada en la experiencia: El portero Agustín Orión (36), el defensa Julio Barroso (32), los volantes Jaime Valdés (36) y Jorge Valdivia (34) y el delantero Esteban Paredes (37) encabezaron a un grupo que igual tuvo a dos canteranos entre los que más jugaron: Claudio Baeza y el Sub 20 Gabriel Suazo.