CERCA DE LA CIMA DE AMÉRICA (1970-1980)


Cuartos el 64, 7° en 1965, 2° el 66, 3° el 67, fuera del Campeonato de Honor (los 10 mejores) en 1968 y 5° en la Liguilla del 69… Por ese precedente, la copa de 1970 la se festejó con todo. Y también por cómo se gestó el título, en una definición inolvidable ante Unión Española.

El torneo tenía 3 etapas y los rojos siempre estuvieron arriba. En el Metropolitano fueron punteros y el Cacique tercero, a 7 puntos. En el Nacional (Serie B), Unión terminó líder con un solo partido perdido, mientras los albos otra vez fueron terceros, a 9 unidades de los hispanos.

Pero en la Liguilla (8 equipos) todo cambió. Ambos cuajaron campañas notables (6 triunfos y una derrota) por lo que tuvieron que ir a la mentada definición.

Fue una temporada extraña: El equipo estuvo a cargo de Enrique “Cua Cua” Hormazábal que con 39 años debutaba como DT. Salió a la tercera fecha luego de dos derrotas y un empate. Además, en el Cacique había partido un referente, Chamaco Valdés (¡a Unión!) y arribado un consagrado del archirrival: Leonel Sánchez.

Al final, Francisco Hormazábal asumió el equipo que jugó 40 duelos para ser campeón. El Loco Araya, Leonel Herrera, Gerardo Castañeda, Aldo Valentini, Humberto Cruz y Rafael González armaron una bloque defensivo sólido que se repitió casi en toda la campaña. Beyruth aportó con 18 goles en 34 partidos, en el primer título de Carlos Humberto Caszely.

27 de enero de 1971. Estadio Nacional. 71.335 espectadores y Beyruth a los 23’ y 111’ coronó la gloria.

Tras una temporada 1971 extraña (San Felipe campeón y Colo-Colo 4°), el Cacique fue monarca el 72 con el gran Luis “Zorro” Álamos como entrenador.

Puro espectáculo. La prensa se deleitó y escribía sobre el “Chamaco FC” o el “Ballet Blanco”. Es que Francisco Valdés lideró en cancha a un equipo notable, que el año siguiente rozaría la Copa Libertadores de América.

Y pese a jugar en estadios pequeños en La Serena, San Felipe, Talcahuano, Talca, Coronel, La Calera, Rancagua y Temuco, 1.292.428 espectadores acompañaron al Popular en sus 34 partidos. ¡38.012 espectadores promedio!

Fernando Osorio, Manuel Rubilar, Miguel Ángel Onzari, Sergio Messen, Leonardo Véliz, Leonel Herrera, Guillermo Páez, Rafael González, Carlos Caszely y Elson Beyruth acompañaron a Chamaco en los nombres más repetidos.

A una fecha del final, Colo Colo igualó 1-1 ante Huachipato en Concepción y tomó una distancia inalcanzable para su más cercano perseguidor, Unión Española. El público, era que no, entró a festejar con los jugadores en el pasto de Collao.

Al año siguiente, con un plantel que mantuvo la base del torneo anterior más nuevas incorporaciones, Colo-Colo se convirtió en el primer club chileno en disputar la final de la Copa Libertadores de América. Superó en las semifinales a Cerro Porteño y a Botafogo, con triunfo del conjunto popular por 2-1 en el Estadio Maracaná.

En la final se enfrentaron en una polémica definición a Independiente de Argentina, empatando 1-1 en Avellaneda y 0-0 en Santiago, pero perdiendo 1-2 en el desempate en Montevideo, en tiempo suplementario y de manera polémica.

Este equipo colocolino fue también la base de la selección chilena que participó en la Copa Mundial de Fútbol de 1974 en Alemania Federal.

Después de aquel subcampeonato, el equipo entró en una crisis deportiva e institucional que se solucionó en el año 1979, cuando, guiados por la dupla de Severino Vasconcelos y el goleador de ese año, Carlos Caszely, el club alcanzó el 12º título, tras terminar el torneo con diez triunfos consecutivos y una defensa que solo recibió 24 goles en 34 partidos.

El antecedente incluía ser subcampeones el 73, terceros el 74, sextos el 75 y en 1978 y cuartos el 76 y el 77. “Pollo” Véliz, Mario Galindo, Caszely y Leonel Herrera habían estado en el último festejo de 1972. Ellos, junto a Atilio Herrera, Eddio Inostroza, Daniel Díaz, Ramón Héctor Ponce, Severino Vasconcelos, Carlos Rivas y Adolfo Nef llevaron el peso de la campaña.

El Colo-Colo campeón del 79, dirigido por Pedro Morales, se lució con un fuerte poder ofensivo pero también con un impecable rendimiento en puerta propia. El Cacique recibió solo 24 goles en 34 partidos. En la penúltima fecha, ante Palestino, Colo-Colo se coronó campeón (faltaba la última jornada y un duelo pendiente).

En medio de esto, bajo el mandato del presidente Héctor Gálvez y gracias a la venta de Carlos Caszely a España, se logró inaugurar el estadio Monumental, aunque éste sería utilizado por Colo Colo sólo durante 1975.

Pese a que en los años 60 había comenzado su construcción (que no pudo ser finalizada antes del Mundial de 1962, como estaba previsto), el primer partido de Colo-Colo en el que sería su estadio se jugó el 20 de abril de 1975, ante Aviación (en la foto). Fue un 1-0 con gol de Juan Carlos Orellana ante 25.599 espectadores. El recinto no contaba con las comodidades de asientos y baños adecuados para la masa que seguía a Colo-Colo. Esto llevó al equipo a volver, al año siguiente, a ser local en el estadio Nacional.