alturaarrow_down-red arrow_side badge-facebookbadge-instagrambadge-twitterclosedebutemail facebook gallery-nextgallery-prevgallerygoogle instagram lightbox-nextlightbox-prevlive-atajada live-cambio live-gol live-jugada-peligrosa live-offlive-player-in live-player-out live-red-cardlive-silvato live-tarjeta-amarillalive-tarjeta-roja live-timerlive-yellow-cardnacimientonacionalidadnextopenpagination_downpesopinterest prevquotesearchslide-nextslide-prevtimeline-left timeline-right twitter videoswhistle worldyoutube
Claudio Rojas saca lecciones en Gradisca
Claudio Rojas dirigiendo en Gradisca

Claudio Rojas vivió su segundo torneo de Gradisca como entrenador y la experiencia se nota. Primero por la convicción con que enfrentó cada uno de los partidos que se jugaron acá en la región de Udine y también por la claridad con la que expresa sus conceptos. Los mismos que intenta dejar en nuestros jugadores en cada partido y en cada entrenamiento. Es cierto, no se logró el objetivo de ganar el torneo, pero si se avanzó en crecimientos individuales y en madurez deportiva.

¿Quedaste contento con el campeonato del equipo?
Contento no es la palabra que yo usaría, más bien hay una especie de conformidad porque el equipo muestra un estilo y eso para mí es lo que trasciende, es lo que más importa. Un estilo que se intenta impregnar en todas las categorías de Colo-Colo y por lo tanto todos los jugadores la reconocen y son capaces de mostrarlas en cada partido que jugamos, sean a nivel local o internacional y eso lo demostramos esta vez aún jugando con rivales que no conocemos y que te muestran otro nivel de dificultad, otro fútbol. El equipo mostró salidas claras, juego a ras de piso, juego asociado, volumen de ataque.

¿Por qué crees que nos cuesta ganar acá a pesar de la superioridad en el juego?
Cuesta ganar porque el oponente hace un fútbol físico-táctico que se despreocupa del juego de ataque, no quiere jugar con la pelota y en base a eso cierran mucho los espacios. A eso le agregan que son muy aplicados y muy fuertes. Eso hace que tengas muy pocos espacios y que sea muy difícil generar ocasiones de gol. Aún considerando esto fuimos capaces de generar situaciones, pero nos faltó que el jugador que fuera a definir pusiera mejor el pie, para no decirte suerte. Hubo tiros en el palo, pelotas que el arquero te saca pegadas abajo que son goles y eso es virtud del rival. Tienen arqueros que quizás en un par de años más van a ser importantes en el fútbol de ellos. No me gusta llamarle fortuna, a pesar que considero que en menor porcentaje algo aporta.

¿Sientes que el fútbol con el que te encontraste acá es el que está predominando en el mundo?
Es entrar a la cancha a que no te ganen, no a ganar. Pero considero que no, que hay equipos que todavía intentan hacer lo que nosotros hacemos en el club, sabiendo que somos un equipo grande que tenemos que proponer siempre y no especular. Si bien es cierto se ven muchos más equipos que juegan sin la pelota a especular que a proponer. Pero todo va por un gusto, un paladar, una convicción con la que nosotros vamos a seguir adelante pase lo que pase.

¿Te gustó lo que mostraron los jugadores individualmente?
Hay una idea colectiva y la individualidad es la que aporta para que esta idea se pueda desarrollar. Hubo puntos altos, jugadores que mostraron lo que se esperaba de ellos. Puntos normales que respondieron un poco por debajo de lo esperado, quizás hubiésemos esperado que estuvieran uno o dos peldaños arriba de lo que son capaces de mostrar. Y hay otros jugadores que son muy difíciles de evaluar porque jugaron muy pocos minutos. Se lo dije a los jugadores por lo que no hay problema en hacerlo público. Los mejores jugadores de este campeonato fueron Ángel Rojas, Gabriel Suazo, Celín Valdés y Jorge Lagües. De los cuatro que te nombré son jugadores de los que uno espera mucho y uno espera que estén a la altura de las circunstancias. Todo el plantel mostró espíritu de lucha y no bajar nunca los brazos, un reflejo de lo que somos como club. Además de eso, en el partido con el Milan y Estrella Roja hicieron un buen fútbol. Con el Milan era más accesible hacerlo gracias al estado del campo de juego que tenía buenas dimensiones.

¿Hubo alguien que te sorprendiera gratamente aparte de esos cuatro?
Me gustó Juan Vargas, Luciano en los últimos dos partidos, Óscar Peña un jugador muy confiable. Johny Ibacache hace un buen torneo con algunas deficiencias tácticas aún por el hecho de que lleva muy poco tiempo en el club, sólo ocho partidos jugados en un equipo que se está armando. Me hubiese gustado ver a un Lucho Salas un poco más prendido, él el año pasado alcanzó un peak de rendimiento y este año le ha costado, pero eso es normal y hay que tener paciencia con un jugador como él.

¿Crees que el equipo estaba para llegar más arriba?
Sí, creo que estábamos para pelear mucho más arriba. En el momento del armado del plantel yo sabía que veníamos a un torneo muy difícil, con rivales muy físicos. Igual opté por traer jugadores 98 que son varios y un jugador categoría 99. Esos jugadores 98, de los seis que traje cinco terminaron siendo titulares. Considerando este importantísimo detalle es que estaba con un poco de intranquilidad por enfrentar un fútbol tan físico. A medida que corrieron los partidos los muchachos fueron demostrando que son jugadores muy confiables y que estábamos para llegar más arriba en el campeonato. Creo que durante todo el torneo la línea de cuatro del fondo sólo cometió un error, eso nos costó un gol y no pudimos sacarlo más por la gran actuación del arquero rival.

¿Tú como entrenador qué sacas de un torneo así?
Apenas terminó el partido ese análisis irracional del partido te lleva a plantearte que tenemos que jugar de una manera distinta, tenemos que traer sólo jugadores sobre el metro ochenta. Pero después, más frío, la lección que saco es que tenemos que seguir desarrollando nuestro juego, mejorarlo hasta el final y que nuestros jugadores sepan cómo desenvolverse contra equipos que plantean una marca tan asfixiante, tener más variantes de táctica fija. Principalmente eso, pero de ahí a renunciar a un estilo no. Debemos seguir adelante con nuestras convicciones, porque jugar de una manera sin sentirla cuesta mucho transmitirla a los jugadores. Creo que el equipo mostró mucho más que los rivales y a nuestra forma de jugar debemos agregarle más variantes.

¿El partido con el Milan es uno de los más emocionantes y tensos que te ha tocado dirigir?
Indudablemente. Sabíamos con lo que nos íbamos a encontrar. Jugar contra uno de los equipos más grandes de Italia donde ellos también se jugaban la clasificación, lamentablemente era jugar contra todo: El equipo de ellos, un arbitraje que nos cobró todas las divididas en contra, un penal que no fue. Incluso los organizadores del torneo nos decían que fue vergonzoso. Pero así y todo el equipo supo sobreponerse a eso y a un rival muy fuerte en eso que vengo planteándote antes de momento colectivo de recuperación muy fuerte, presiones en campo propio importante, no son estos equipos zonales que eres capaz de penetrara la mitad de ellos y te dejan jugar. Acá pasas la mitad de la cancha y son asfixiantes las presiones que te hacen, juegan en veinte metros, no te dejan jugar. Aún así el equipo intentándolo con la pelota al piso, jugando de banda a banda buscando los espacios, pudimos conseguir el empate, pero todavía no estábamos clasificados. Después un gol de otro canmpeonato de Gabriel Suazo, de otro nivel. Uno puede pensar que es fortuna, pero lo importante es que lo intentó, lo intentó hasta que lo consiguió. Sin duda ha sido uno de los partidos más importantes desde el punto de vista emocional que me ha tocado dirigir y también para los jugadores que fueron los que tuvieron la convicción de jugar por abajo la pelota.

Claudio Rojas arengando

¿Te sorprendió Celín?
No me sorprende. El año pasado en el once inicial Gabriel Suazo no estaba considerado, pero en el segundo tiempo le toca entrar y demuestra que quiere estar. Lo hizo muy bien y pasó a ser titular indiscutido. No me sorprende porque son jugadores en los que uno confía. Se los comenté a los muchachos antes de viajar que los 98 e Iván Morales que es 99 no venían a pasear al campeonato y así fue. Celín fue un jugador con un rendimiento sobresaliente, un jugador que su principal característica es su espíritu de lucha, agresividad, esto de mojar la camiseta, mostrar garra, ser incansable, correr en este caso los 60 minutos que duran los partidos. A eso le agrega buen fútbol, nos pudimos dar cuenta que de él salía la pelota limpia, cambios de frente donde la mayoría de las veces no se equivocó. Su rendimiento no me sorprende, pero sí me deja muy contento porque nos demuestra a todos los que trabajamos en el club que es un jugador confiable, proyectable, que transmite esta pasión, es como una fuente de poder dentro del campo de juego, que va a levantar a cualquier jugador que no esté metido dentro de los que se les pide.

¿Y Samuel Antilén?
Se me olvidó nombrártelo dentro de los cuatro mejores. Es un jugador importantísimo, que transmite seguridad a sus defensas, muy buen juego con los pies, jugar por la Sub 19 le ha hecho muy bien, ha mejorado mucho en salir a cortar centros. Los trabajos que hace con los preparadores de arqueros en Colo-Colo le han servido mucho. Confía mucho en sus medios a pesar de su estatura, eso él lo suple con ubicación, agilidad y estar siempre muy metido en el partido. Nos llegaron poco, pero las veces que lo hicieron respondió de muy buena manera.

¿Hay algo de los rivales de este torneo que te gustaría agregar a tus equipos?
Las variables en táctica fija que las trabajan muy bien y la agresividad defensiva. Me fijaba en el partido contra Estrella Roja cómo realizaban la presión al que llevaba el balón como a los receptores. Eso le falta a nuestro equipo, ser más agresivos en nuestro momento de recuperación.

¿Después de esta experiencia el equipo llega más fuerte para lo que viene en Chile?
No hablaría de equipo con este grupo que armamos para venir acá. Sólo jugamos dos partidos previos con esta especie de selección que hicimos. Llegando a Santiago los jugadores vuelven a sus categorías y ahí nos reuniremos con los entrenadores de las distintas categorías para saber qué es lo mejor para cada uno de los jugadores si subir de categoría o seguir en la de cada uno. Pero los rendimientos individuales nos dicen para qué está cada jugador.

Ahora viene el amistoso contra el Real Madrid en Madrid, será otra fútbol del que nos enfrentamos acá
Sí, es mucho más cercano a lo nuestro, quieren la pelota más que el rival, sonde transiciones muy rápidas y mediocampistas de muy buen trato de pelota.

¿Cómo se enfrenta ese juego?
Queremos tener la pelota más que ellos, vamos a salir a presionar, no vamos a especular, vamos salir a hacer lo que hacemos siempre. Intentaremos jugar en campo contrario, desde el punto de vista del estilo no se cambia nada. Indudablemente jugaremos con lo mejor que tengamos.

¿Esta gira te hizo crecer como entrenador?
Sí, claro. Te hacen revisar tu manera de jugar punto por punto. Volver a imprimirla y decir hay que agregarle esto. Yo no le saco nada, sólo mejorar y desarrollar lo que ya hacemos. Estos rivales te llevan a pensar en cómo mejorar y eso transmitirlo a los demás entrenadores del fútbol joven. Cuando lleguemos haremos una reunión con todos los entrenadores y haremos una presentación con el análisis de cada rival, de cada partido, la idea es que esto sea una experiencia también para ellos y al que le toque venir que venga mejor preparado el próximo año para ser campeones.