alturaarrow_down-red arrow_side badge-facebookbadge-instagrambadge-twitterclosedebutemail facebook gallery-nextgallery-prevgallerygoogle instagram lightbox-nextlightbox-prevlive-atajada live-cambio live-gol live-jugada-peligrosa live-offlive-player-in live-player-out live-red-cardlive-silvato live-tarjeta-amarillalive-tarjeta-roja live-timerlive-yellow-cardnacimientonacionalidadnextopenpagination_downpesopinterest prevquotesearchslide-nextslide-prevtimeline-left timeline-right twitter videoswhistle worldyoutube
Cayeron luchando
_P1H6227

El antecedente de la fase de grupos nos permitía entender que enfrentábamos a las favoritas del torneo. El 4-1 de la semana pasada obligó al equipo a asumir el partido como un reto gigantesco y adaptarse a un rival que maneja muy bien el balón y que se posiciona siempre bien arriba en la cancha.

Carlos Véliz ordenó el equipo para oponer una resistencia férrea en defensa, achicando espacios entre líneas, obligando a las brasileñas a jugar al más alto nivel para vulnerarlas. El equipo trabajó y corrió sin parar durante el primer tiempo y cuando pudo recuperar lejos de su arco metió contragolpes muy peligrosos. Torres tuvo la mejor para las nuestras luego de una salida rápida manejada por Huenteo.

Pasamos susto en la mitad del primer tiempo, pero cuando pasamos ese sofocón se vio a un Colo-Colo parado con personalidad ante el gigante santista. Al final de la primera etapa quedamos con un sabor dulce en la boca. ¡se puede! pensábamos.

Y esa sensación se acentuó en el segundo tiempo porque a pesar que Santos se fue con todo arriba, el equipo de Véliz controló bien en defensa y siguió siendo peligroso en la contra. Tan así fue que la jugada más peligrosa del partido hasta los 15 del segundo tiempo fue una bomba de Jiménez que devolvió el travesaño. la jugada pudo haber cambiado el rumbo del partido porque habría fortalecido a Colo-Colo en su estrategia y hubiese desesperado a las locales que hasta ahí no tenían respuesta para la encrucijada que ponían las albas sobre el terreno de juego.

Eso hasta el minuto 20 cuando Santos aprovechó un rebote en dudosa posición para marcar el primero y prácticamente en la jugada siguiente marcar el segundo con un cabezazo. Una ventaja imposible de remontar luego del esfuerzo realizado y sobre todo ante la calidad de nuestras rivales que marcaron el tercero en una confusa jugada. El equipo luchó y jugó con hidalguía hasta el final. Pero no fue suficiente para remontar el marcador.

En definitiva fue un partido donde otra vez nuestras jugadoras dejaron bien arriba el nombre de Colo-Colo y donde nos hicieron sentir orgullosos y orgullosas de ser hinchas de este equipo.