Categoría: Club


El 2 de julio del 2006 es una fecha que todo hincha de Colo-Colo no olvidará. Aquella jornada, el equipo comandado por Claudio Borghi cortó la sequía de cuatro años sin ganar un título y se proclamó campeón del Torneo de Apertura tras vencer al archirrival en la final.

En el duelo de ida, el Eterno Campeón venció por 2-1 a Universidad de Chile con dos golazos de Matías Fernández y en la revancha cayó por la cuenta mínima.

Con esto, el campeón se definió en la tanda de los lanzamientos penales donde emergió la figura de Claudio Bravo quien contuvo dos lanzamientos: el primero a Hugo Droguett y luego tras una reacción felina a Mayer Candelo.

Por el lado de Colo-Colo los ejecutantes estuvieron a la altura: Humberto Suazo, Matías Fernández y Gonzalo Fierro estivieron impecables con sus lanzamientos desde los 12 pasos.

Falló Luis Mena y el último en disparar fue Miguel Aceval, quien con una frialdad engañó al arquero rival y desató la algarabía de todo el pueblo colocolino a lo largo del país.

Fue el comienzo de los festejos en la era Borghi donde se conquistó el Tetracampeonato y éste título en especial, será recordado toda la vida, es que ser campeón ante el archirrival no se logra todos los días.

Tres meses y medio han pasado desde que el Fútbol Joven dejó de entrenar y jugar un partido oficial producto del Coronavirus. Durante este período, los jugadores han seguido trabajando, pero desde sus hogares bajo la atenta mirada de los entrenadores de cada serie y por la jefatura técnica de Colo-Colo.

Justamente, el jefe del área, Ariel Paolorossi realizó un balance de los trabajos durante estos meses, las charlas que han tenido los futuros crack con experimentados jugadores y como proyecta el retorno. Además, fue claro en señalar que en Chile hace falta un torneo de reserva.

¿Cómo ha sido llevar esta pandemia y llevar a cabo el proyecto de las series juveniles?

En realidad, esto nos tomó por sorpresa a todos los que estamos vinculados al deporte y al ciudadano común y nosotros estamos caminando alrededor de esto de la manera que creemos que es lo mejor y como jefatura y grupo de trabajo nos estamos enfocando mucho en la parte humana del futbolista, intentando llegar a la familia de los jugadores y como club estar preocupados de la salud.

Los cuerpos técnicos a través de las distintas plataformas intentan estar cerca de sus series en la medida que puedan, ya que no todos tienen acceso a Internet o un computador, pero en general tenemos una aceptación muy buena de todos los jugadores y cuerpos técnicos de cómo hacen su seguimiento desde la Sub 8 hasta la Sub 20 y nosotros como jefatura técnica no respaldamos en la información que nos entregan los distintos profesores.

¿Qué ha sido lo más complicado durante este periodo?

El profe hace los entrenamientos de la parte física donde está el técnico viendo los trabajos y también da charlas. Tenemos 270 jugadores y con los cuerpos técnicos, detectamos cuales son los jugadores más afectados y Antonio (Psicólogo) interactúa con ellos, pero todo el grupo de trabajo está detrás de esto. Intentamos llevar lo que se hace en el día a día en el club en esta situación, aunque es un poco complejo.

¿Cuánto puede afectar en el desarrollo futbolístico esta pandemia a los jugadores?

Esto es algo nuevo para todos, lo estamos viviendo en el reintegro de la Premier League o la Bundesliga y lo que cuesta en los jugadores profesiones. Creemos que lo más complejo será para los más grandes, si bien los chicos de ocho a 15 años le va a afectar por no tener contacto con el balón, pero coincido en que a los que más le va a costar son a los más grandes, los que están más cerca del primer equipo.

Lo bueno que no se ha suspendido el torneo, se va a volver de forma progresiva y las series como puedan, ya sea entrenando o jugando el torneo. Pero yo creo que los más afectados son los más grandes y nosotros tenemos la esperanza de que esto mejore y los chicos de la 20 puedan entrenar cuando comiencen los primeros equipos.

Seguimos buscando nuevos talentos para Colo-Colo

¿La serie Sub 20 será la más afectada?

Sí, claro. A nosotros que estamos vinculados al Fútbol Joven, nos preocupa la categoría 2000, 2001, pero todos están en la misma situación y veremos como sigue esto para el año que viene, porque me parece que hay dudas si algunos jugadores pueden integrar el primer equipo y es donde el jugador se siente preocupado y no es fácil.

¿Cómo evaluaron como dirección técnica las charlas con ex jugadores?

Muy bien, son iniciativas que se van realizando y me gusta que esto sea integral. Esto salió de alguno de los muchachos y fue muy bueno, tanto de lo humano como futbolístico, ya que ellos pueden ver cuánto le costó por ejemplo a Claudio (Bravo) ser un futbolista de élite o cuando Matías (Fernández) contó su historia y su forma de ser y que pueda hablar con los jugadores es muy bueno, muy enriquecedor para todos.

Jugadores como Lucas Barrios o Justo Villar que cuenten sus historias, son cosas muy buenas para los chicos, quienes también hicieron sus preguntas y los profesionales respondieron todo sin problemas, ya que son muy abiertos. Son ejemplos muy buenos y que también, ayudan a la contención de los jugadores.

¿Estas charlas pueden ayudar mucho a jugador para tener perseverancia para lograr sus objetivos?

Los que estamos en formación se lo recalca constantemente a los jugadores. El chico  tiene que hacer el esfuerzo de ser futbolista, porque es lo que él quiere, después donde, ojalá sea en el club donde uno se está formando, es difícil, pero dentro de la formación cuando escuchan la historia de estos jugadores, es bueno para los chicos, que escuchen el esfuerzo, el seguir adelante.

¿Cómo proyectan el retorno a los entrenamientos?

Vamos viendo el día a día. Como jefe técnico me paro con el primer equipo y después vemos cuando vuelve la 20. Hay un protocolo para el regreso de la Sub 20, pero nos debemos a la salud ante todo, al tema sanitario, pero estamos preparados para volver, ya que como club tenemos más posibilidad de volver con más tranquilidad, por el espacio, los lugares de entrenamiento y vestuarios.

Los consejos de Claudio Bravo a los futuros arqueros de Colo-Colo

¿Ayuda tener a jugadores Sub 17 y Sub 20 considerados en el primer equipo?

Es bueno, porque un grueso de los jugadores siguen estando dentro del primer equipo y viene bien y por eso, nosotros nos tenemos que preocupar de los que no están. Cuando los chicos están arriba es buenísimo y eso da una satisfacción como jefe técnico y eso hace que nos tenemos que preocupar de los que no están.

¿Sería bueno tener un torneo de reserva en Chile?

Sin ninguna duda. Yo creo que se va a tocar ese tema, por algo digo que ANFP va caminando sobre lo seguro. Ojalá podamos en los últimos meses del año los chicos puedan entrenar y en lo personal, siempre me gustó el tema del torneo de reserva.

En Argentina la Sub 18 también juega, acá de la 17 se pasa a la 20 y los formatos de los países son diferentes. Es bueno lo de la tercera división, ya que para nosotros ese paso intermedio viene bien para sacarse esa duda que pueda existir con algún jugador y es un tema que se va a tratar.

Las intensas charlas del Fútbol Joven con ídolos de Colo-Colo

 

 

 

Juan Carlos Peralta llegó a los siete años a Colo-Colo y a los 23, fue campeón de la Copa Libertadores de América. El ex jugador fue uno de las alternativas que más minutos sumó en el equipo de Mirko Jozic y recordó lo que fue la histórica campaña de 1991 que los llevó a conquistar el tan anhelado trofeo.

¿Cómo recuerda la campaña?

Son 29 años ya donde ningún equipo ha podido ser campeón y creo que ha sido muy largo el camino para poder volver a obtener nuevamente una Copa Libertadores. Para mí era muy difícil poder asimilar que estábamos disputando la Copa, pero sangre no me faltaba y fue un camino muy largo, con partidos muy complicados y lo que nos unió fue el grupo donde habían jugadores experimentados y jóvenes donde la gran mayoría eran canteranos de Colo-Colo.

Usted era uno de los jugadores jóvenes del plantel ¿Pensó que tendría tanto protagonismo?

Lo que pasa es que uno trabaja para ser titular y si el técnico lo ve y dimensiona las capacidades que necesita para enfrentar un partido en Copa Libertadores, ya que jugábamos miércoles y domingos y para nosotros los defensas, era importante tener un acondicionamiento físico bueno, ya que jugábamos con marca individual, nos aferramos a eso y nos dio resultado en la gran mayoría de los partidos, ya que no nos hicieron muchos goles, hicimos goles y en eso se nota el trabajo que veníamos realizando y en lo personal, me lo fui ganando con cada partido que jugué.

¿Cómo recuerda a Miko Jozic?

Para un técnico debe ser difícil darle la posibilidad a un joven que dispute partidos en La Bombonera, Paraguay, Uruguay, Quito es una responsabilidad grande. Creo que Mirko marcó una parte importante en mi vida, ya que me dio la posibilidad de poder jugar la gran mayoría de los partidos y estoy agradecido de la oportunidad que me dio.

¿Cuál fue el partido más complicado de la campaña?

Para mí el que disputamos ante Universitario donde Daniel Morón ataja el cabezazo de Balán González. El partido contra Boca también fue complicado. Nosotros hicimos un buen partido de visita y no teníamos porque perder, ya que fallamos varios goles y el penal vino temprano. Acá ellos quisieron ensuciar el partido, pero nosotros no caímos en el juego de ellos y esa fue la llave clave para ser campeones.

Lizardo Garrido: “Ganar la Copa Libertadores en el Monumental fue como estar en un cuento de hadas”

¿Cuándo se convenció que podían ser campeones?

Nosotros íbamos paso a paso, pero cuando empatamos con Olimpia era un paso muy importante, porque en casa era difícil que nos hicieran daño. Teníamos que dejar la Copa en casa, levantamos la Copa y todos fuimos felices.

¿Qué recuerdos se le vienen a la mente de la final del 5 de junio?

No dormí nada la noche anterior, se me hizo muy largo el día, pero íbamos muy concentrados en que teníamos que culminar muy bien esa carrera, porque no fue fácil. Uno recordó los momentos complicados que se vivieron y luego conquistar la Copa Libertadores siendo tan joven, creo que es mérito de todos mis compañeros y la gente colocolina.

¿Fue clave no perder de local para ser campeones?

Bastante. En la casa nuestra es muy difícil que nos derroten, en la Copa Libertadores no lo hicieron y nosotros, estábamos convencidos de lo que estábamos haciendo y nos hicimos respetar con buen juego y eso fue clave.

¿Qué fue lo primero que pensó cuando terminó el partido?

Uno tendría que estar en mi lugar. Yo lo viví cinco minutos antes del final del partido, con el estadio lleno, las antorchas prendidas y uno empieza a mirar con el 3-0, ya que con el 2-0 se alivianó la cosa, más la expulsión de González, que era un jugador importante y pudimos manejar un poco más el partido.

Y una vez terminado se vienen muchos recuerdos, el recorrido de la llegada a los siete años a Colo-Colo y lograr esa hazaña fue tremenda.

¿Se imagino que iba a ganar la Copa Libertadores?

Uno tiene la intención de poder ganar todo, pero es un camino largo y complicado. Cada vez que pasábamos eran rivales más complicados y siendo tan joven, campeón, fue algo que marcó mi vida.

Dabrowski y Colo-Colo 1991: “Fue lindo ser el goleador de ese torneo, pero más importante lo que conseguimos como equipo”