alturaarrow_down-red arrow_side badge-facebookbadge-instagrambadge-twitterclosedebutemail facebook gallery-nextgallery-prevgallerygoogle instagram lightbox-nextlightbox-prevlive-atajada live-cambio live-gol live-jugada-peligrosa live-offlive-player-in live-player-out live-red-cardlive-silvato live-tarjeta-amarillalive-tarjeta-roja live-timerlive-yellow-cardnacimientonacionalidadnextopenpagination_downpesopinterest prevquotesearchslide-nextslide-prevtimeline-left timeline-right twitter videoswhistle worldyoutube
Carlos Pedemonte, nuevo jefe de cadetes: “Hay que subirse al barco y remar todos juntos”
DIEG2181

Este lunes, el presidente de Colo-Colo Aníbal Mosa presentó a Carlos Pedemonte y Darío Sepúlveda a los funcionarios del Fútbol Joven. El nuevo jefe del área técnica y jefe del área física de las divisiones inferiores, respectivamente, llegaron al Monumental y se mostraron felices. También arribaron Martín Ossandón, nuevo coordinador general de Fútbol Joven y Cristián Guzmán, entrenador para el fútbol formativo (en la foto, de izquierda a derecha: Darío Sepúlveda, Marcelo Canessa, José Luis Sierra, Aníbal Mosa; Pedro Reyes, Carlos Pedemonte, Cristián Guzmán, Martín Ossandón).

En 1991 Carlos Pedemonte (5 de marzo de 1958) comenzó a dirigir en las divisiones inferiores de Huachipato. Lideró el proyecto de Fútbol Joven del equipo de Talcahuano y tras 25 años cambia de club. Hoy fichó en Colo-Colo.

“Me siento contento porque creo que son pasos que uno va dando. Tengo mucho agradecimiento a Huachipato, mi exclub, estuve mucho tiempo ahí y me entregaron muchas cosas. Yo también traté de entregar lo mejor. Estoy con mucha esperanza del recibimiento que hemos tenido. Creo fielmente que en la medida en que nos unamos, las fuerzas sean compartidas, muestra misión de ayudar a los jugadores a su crecimiento va a ser la mejor. El protagonismo del desarrollo lo tienen los jugadores. Los jugadores son la esencia del fútbol y nosotros tenemos que ayudarlos a ellos a que tomen buenas decisiones y tomando buenas decisiones están más cercanos a llegar al éxito”, señaló Pedemonte.

Enfrentando a Colo-Colo conoció sus divisiones inferiores ¿Cuál es su análisis previo?
Quizás uno no puede hacer un análisis ahora pero yo creo que siempre hay buenas intenciones desde abajo. Hay buenos jugadores, buenas personas. Siento que estas instituciones están muy fortalecidas. Hay que conversar con las raíces, ver lo que se hace y ayudar a que este proceso siga continuo. La continuidad obviamente uno espera que vaya desarrollándose hacia el fin principal que es ayudar a los jugadores a su crecimiento.
Yo creo que la estructura está, la institucionalidad para qué decir, es tremenda. Hay que saber subirse al mismo barco y remar todos juntos nomás.

¿Esto es formación y competencia al mismo tiempo?
La competencia es parte de la formación. Es un medio natural que sale del juego y no hace ningún daño. El fin último de ganar por ganar sí es complicado. Pero se pueden vincular y se puede convivir con las dos.

Es clave la relación con el primer equipo y es simbólico que en esta reunión esté José Luis Sierra, Pedro Reyes y Marcelo Canessa
Absolutamente. Colo-Colo es uno solo y eso se tiene que ver reflejado en la institución y en la intención de las personas. No me cabe ninguna duda que la relación que vamos a tener todos va a ser la mejor.

Estuvo 25 años en Huachipato ¿Cómo toma el cambio?
Soy un agradecido de lo que la institución me entregó pero en la vida hay desafíos nuevos. El ciclo se cumplió y siento de que tenía que ser valiente e intentar nuevos desafíos en un club distinto. La directiva confió en mis fundamentos y estoy esperanzado de ayudar a que esto siga siendo cada día mejor. A la gente de Huachipato el cariño de siempre pero vamos a ser rivales ahora (risas).

Ya en esta Copa Chile han destacado jóvenes de Colo-Colo
Obviamente que hay nombres, siempre lo hay. Es imposible que un club que tiene procesos de formación que siempre han sido continuos no tenga elementos para la proyección. En lo humano y en lo institucional. No hay duda que lo hay. Y quedó demostrado ayer que muchos jóvenes lo van a hacer. Eso es un piso bastante importante. Reconocer la historia que tiene Colo-Colo para poder de ahí emprender un apoyo a la continuidad. Hay que respetar mucho lo que hay, a los profesionales que hay y los cambios están estructurados por la naturaleza de esta actividad.
Tenemos que tener primero la persona después el profesional y el jugador. Cuando uno está desordenado por dentro no puede rendir en lo profesional al máximo. Esa es una tarea: que todos nos ordenemos por dentro, nos tranquilicemos, veamos la vida con esperanza y tenlo por seguro que vamos a poder sacar lo mejor de nosotros. Mi fundamentación es desde dentro hacia afuera.

Darío Sepúlveda: “Es un desafío grande”

Darío Sepúlveda (16 de junio de 1954) se inició como preparador físico en el Área Formativa de Universidad Católica en 1977. Luego pasó por Palestino, Unión Española, Wanderers, Iquique. Y en el extranjero en Cruz Azul y Jaguares de México, además de San Lorenzo de Argentina.

“Es un desafío grande, una gran motivación. Nos estamos incorporando en un proyecto ambicioso del club que quiere tener una línea de conducción donde esté unido la parte de rendimiento del primer equipo con la formación. Nuestra misión va a ser encadenar un trabajo que permita proveer la mayor cantidad de jugadores al plantel e identificados con una filosofía de juego que se busca y que ojalá perpetúe en el tiempo”, señaló Sepúlveda en la Ruca.

¿Cómo fue la experiencia de trabajar con Manuel Pellegrini, en San Lorenzo por ejemplo?
“La experiencia de haber trabajado con un gran técnico, de la proyección que él tiene, en los niveles que ha alcanzado, es grande. Cuando uno está muy metido en el alto rendimiento se desconecta un poco de lo que es la formación. Afortunadamente me inicié trabajando en la formación. Es un tema que también me gusta. Espero traspasar la experiencia acumulada en los primeros equipos hacia la formación de los jóvenes”.

En Colo-Colo se necesita ganar y también formarse
El club está en condiciones óptimas con la gran cantidad de profesionales que tiene, un amplio equipo de apoyo, con el aporte de cada uno de ellos vamos a ir enriqueciendo en la formación integral de los jugadores.
No puede ser separado. Tenemos que apuntar a ese objetivo: compatibilizar lo que es una buena persona con un buen jugador.

¿Qué le diría a los jugadores de las divisiones inferiores de Colo-Colo?
El mensaje para ellos es continuar lo que están haciendo porque se están dando los frutos. Hay bastantes jugadores formados en el club que integran el primer equipo y que están jugando. Algunos alternadamente pero ésa es la mejor presentación.
De parte de nuestra van a tener todo el respaldo para que continúe su crecimiento y logren alcanzar las metas individuales que quieren conseguir.