alturaarrow_down-red arrow_side badge-facebookbadge-instagrambadge-twitterclosedebutemail facebook gallery-nextgallery-prevgallerygoogle instagram lightbox-nextlightbox-prevlive-atajada live-cambio live-gol live-jugada-peligrosa live-offlive-player-in live-player-out live-red-cardlive-silvato live-tarjeta-amarillalive-tarjeta-roja live-timerlive-yellow-cardnacimientonacionalidadnextopenpagination_downpesopinterest prevquotesearchslide-nextslide-prevtimeline-left timeline-right twitter videoswhistle worldyoutube
Carlos Compagnucci: “Estoy en uno de los mejores clubes de América”
Carlos Compagnucci junto a Emilio Hernández

La de Carlos Compagnucci es toda una vida dedicada al fútbol. “Me gusta trabajar en el fútbol. Yo venía llegando de España, con la idea de pasar tiempo con mi familia en Argentina, pero me llamaron y me vine. Esto es así”, afirma como acostumbrado a entregarse por entero a este deporte.

Siendo mediocampista de Vélez Sarsfield ganó todo. Cuatro títulos nacionales además de la Copa Libertadores, Intercontinental (1994), Interamericana, Supercopa (1996) y Recopa (1997). Tuvo entre sus técnicos a Carlos Bianchi, Marcelo Bielsa y Osvaldo Piazza.

Como entrenador tuvo pasos por Instituto de Córdoba (Argentina), Universitario de Deportes (Perú) y Guaraní (Paraguay). Y como ayudante técnico estuvo en la banca junto a Bianchi en Boca Juniors, Mauricio Pellegrino en Valencia, y Hugo Tocalli en Vélez, Quilmes y en el Colo-Colo campeón de 2009, aquel de la inolvidable final ante Universidad Católica.

“Fue más duro el resultado en el primer partido, que el gol en el minuto 1 de la vuelta. En el Monumental lo teníamos casi ganado, era un partido controlado y nos empataron sobre el final. Además, fue 2-2, entonces había que pensar en hacer tres goles en la vuelta. Yo me fui bastante dolido. Necesitábamos un golpe anímico para enfrentar eso y lo trabajamos mucho. Por suerte el equipo tenía la confianza, con jugadores de experiencia. La vuelta la viví tranquilo”, recuerda Compagnucci de su primer paso por el Cacique.

¿Cómo se dio este regreso a Colo-Colo?
Con Omar nos conocemos del fútbol, pero no habíamos trabajado juntos. Vengo llegando de España y no tenía ganas de salir otra vez. Pensaba aprovechar de estar con la familia, y bueno, me llamaron, me interesó la propuesta, me gustó, conozco el club así que no es empezar otra vez de cero. Me llamaron y no lo dudé mucho. Por ahí si era de otro equipo no venía.

¿Ayudó que conoces a Jorge Fleitas?
Es bueno porque así te integras más rápido y mejor al cuerpo técnico. Las referencias que tiene Omar, con respecto a mí, las tiene a través de Jorge.

Ya fuiste entrenador en Argentina y Paraguay ¿Cómo vez este paso donde regresas a ser ayudante técnico?
A mí me gusta trabajar en el fútbol, en cada experiencia que tengo aprendo cosas, ya sea en Valencia, en Vélez, en Colo-Colo… no me desespero. Hoy estoy comprometido con Omar como ayudante y luego nunca se sabe lo que puede venir. No estoy pensando en si es un paso atrás luego de haber sido técnico. Estoy en uno de los mejores clubes de América. Trabajé en Boca, en Vélez, en la U de Perú. Tuve la suerte de trabajar en clubes grandes y eso no tiene precio. Vengo de trabajar en Europa y apenas me llamaron me vine, me gusta trabajar en el fútbol.

Llevas menos de una semana, pero ¿cómo has visto al plantel?
Si bien no trabajé con el plantel durante la pretemporada, sí conozco a los jugadores. A muchos de mi anterior paso por Colo-Colo, otros a los que tuve que seguir porque aquella vez el club quiso incorporarlos… a la mayoría los tengo vistos. Me parece que es un plantel interesante, con el objetivo claro y que está bien preparado.

Para ti no debe ser nuevo vivir la presión por lograr el título, pero esta vez el torneo no da margen al error…
Las exigencias y la presión por ser campeón son siempre las mismas, independiente del formato de torneo. En el fútbol siempre se trabaja bajo presión, en clubes grandes y chicos. Las exigencias pueden variar, pero cuando llegas a Colo-Colo sabes que tienes que salir campeón, que ése es el objetivo principal sobre el cual hay que trabajar. En la etapa anterior, tuvimos un momento donde pasamos varias fechas sin ganar, se generó una tensión, pero en el fútbol eso es normal, así como es normal también que se te exija ganar de la primera a la última fecha. El resultado es el que manda. En la etapa anterior, si el club hubiera tomado una decisión en ese momento duro que pasamos, quizás no habríamos logrado el campeonato. Los procesos serios deben esperar su resultado final.

¿Cuál es el sistema de torneo que más te gusta?
No es que tenga preferencias, pero a mí el sistema con playoffs me parece interesante. Jugar una final es espectacular, es muy lindo, muy atractivo. En un torneo corto no tienes esa opción. Pero tampoco estoy desacostumbrado a estos torneos cortos, en Argentina se juegan hace muchos años. Tienen sus ventajas también, quizás un equipo chico con una buena racha tiene la opción de ser campeón, en cambio en un torneo largo será siempre campeón el que tiene mejor plantel.

“Lo principal es que el grupo esté bien”

Compagnucci llegó a Chile sólo unas horas antes de ser presentado como ayudante técnico en la Noche Alba. Con apenas cuatro días de prácticas, el trasandino rápidamente se enfocó en recopilar datos e imágenes de Cobreloa, el primer rival de Colo-Colo en el Campeonato 2013. Los videos y el análisis de jugadas, movimientos y datos es algo que le atrae.

“Hay que adaptarse al técnico con el que trabajas. Uno va viendo cosas, analizando, pero luego hay que filtrar y darle al técnico lo que quiere. Es como en todo cuerpo técnico, se ven los partidos de los rivales, se analizan algunos jugadores en específico. Hay muchas herramientas y mucha información, así que el trabajo es saber elegir, y saber cómo transmitir eso al jugador. Para mí el revisar videos es sólo una herramienta más, por suerte el club tiene la tecnología para hacerlo”.

Tuviste la oportunidad de trabajar en Europa. ¿Es muy distinto allá en ese aspecto?
En la Liga española es todo diferente, pero también pasan cosas como que un día no te funciona el proyector. Fallas hay en todos lados. Hay algunas tecnologías que allá se usan normalmente, pero el programa de análisis que tiene Colo-Colo no tiene nada que envidiarle a otros sistemas que se usan en Europa.

¿Qué tan importante es la parte motivacional?
La parte motivacional no es nueva. En mi época como jugador (entre 1986 y 1999) tuve un técnico reconocido como un gran motivador. Yo creo que lo principal es hacer grupo. Que el pantel sea unido y que tenga un objetivo en común, que el bienestar del grupo sea más importante que el personal. Hoy no hay tanta convivencia grupal como antes. Entonces el entrenador debe conducir bien al grupo, que haya alegría entre los jugadores, que sea agradable. Para mí eso es más importante que la motivación de cada jugador. Si un jugador está bien dentro del grupo, el mismo grupo lo va a levantar cuando lo necesite.