alturaarrow_down-red arrow_side badge-facebookbadge-instagrambadge-twitterclosedebutemail facebook gallery-nextgallery-prevgallerygoogle instagram lightbox-nextlightbox-prevlive-atajada live-cambio live-gol live-jugada-peligrosa live-offlive-player-in live-player-out live-red-cardlive-silvato live-tarjeta-amarillalive-tarjeta-roja live-timerlive-yellow-cardnacimientonacionalidadnextopenpagination_downpesopinterest prevquotesearchslide-nextslide-prevtimeline-left timeline-right twitter videoswhistle worldyoutube
Bryan Rabello: "A quién no le gustaría seguir en Colo-Colo"

Bryan Rabello es un ídolo para los niños del club. La tarde del jueves el talentoso volante no paraba de firmar autógrafos para los talentos de las divisiones menores de Colo-Colo. Esos muchachos miraban a Bryan con admiración, seguramente como él miraba a sus ídolos de comienzos de la década del 2000. Uno de ellos le pasa la camiseta para que ponga su firma.
-Oye, pero esta es tu polera para entrenar-, dice Rabello.
-No importa-, responde el pequeño, -Tengo otra en la casa-.

Y es natural que no le importe, Rabello es un crack formado en casa, colocolino desde chico y que en la cancha muestra el desparpajo del talentoso de barrio, la irreverencia del que no tiene miedo cuando se pone la camiseta blanca y del que juega totalmente identificado con el club que lo vio nacer. Por eso ¿Qué importancia puede tener que se raye la camiseta de entrenamiento si se la está firmando su ídolo?

Rabello es un tipo humilde. Se nota en que no tiene problemas para firmar poleras en las canchas de entrenamiento, así como se nota en su tono al hablar, en cómo conversa con cualquiera que se le cruce. También es alegre, siempre anda riéndose con sus amigos del plantel. Con los muchachos de las inferiores.

Humildad y alegría, dos valores que se reflejan en su juego y en sus declaraciones. Sin embargo esta semana no ha estado muy contento, no le gustó para nada ser tergiversado en los medios. “Últimamente me ha molestado mucho porque ponen cosas que yo no he dicho. Eso te calienta un poquito y se me quitan las ganas de hablar con los periodistas”.

La molestia es sobre todo con El Mercurio que tituló una nota con palabras que él no dijo. Su contrato está a días de terminar, pero Rabello no cierra la puerta a seguir en el Popular: “Me gusta vivir el presente. Concentrarse en el partido siguiente. Pero a quién no le gustaría seguir en Colo-Colo y ser un ídolo”.

¿Sientes que te falta un camino por recorrer acá?
Sí, sólo tengo 18 años, tengo un camino largo por recorrer y ojalá seguir haciéndolo de la misma forma. Creo que hay que analizar algunas cosas. Pero no estoy apurado en tomar decisiones.

Rabello vive un gran semestre en Colo-Colo. Sobre todo luego de anotarle a la U en la semifinal del Apertura. Un dos cero que deja a los albos con la primera opción de pasar a la final. De todas formas Rabello no se confía.

¿Cómo ves el partido del domingo?
Muy difícil, igual que el partido anterior. Creo que van a salir con todo, pero nosotros también. Depende de nosotros. Metiendo y corriendo creo que podemos sacar un resultado favorable.

¿Te gustan estos partidos?
Sí, en Colo-Colo siempre quieres jugar los clásicos. Son partidos de vida o muerte como dicen los hinchas.

Además que ahora que eres titular, seguramente lo disfrutas más.
De todas maneras, jugador que se forma acá en casa lo único que quiere es jugar, ganar y darle títulos al equipo. Pero primero hay que pasar esta llave y después ver qué es lo que pasa.

¿Estás viviendo el mejor momento de tu carrera desde que estás en Colo-Colo?
Creo que sí. He tenido muchos minutos, he podido jugar, he podido marcar goles también. Eso es muy importante para mí y para el equipo. Estamos en instancias importantes y es un sueño para mí marcarle a la U y más todavía acá en casa.

¿Te sientes jugando a tu mejor nivel?
Sí, me han dado mucha confianza el cuerpo técnico y mis compañeros. Eso me ha ayudado mucho para desenvolverme bien dentro del campo.

¿En qué puesto te gusta más jugar en el medio. Abierto por la izquierda, más libre?
Sí, libre. Pero igual domino el puesto de volante por izquierda. Pero igual donde le sirva al equipo, siempre voy a dar el cien por ciento.

Estás mostrando una nueva faceta, con más marca y sacrificio
Sin duda, fue más para el partido con la U, ellos atacan mucho y el profe me pidió que marcara un poco más.

Corazón de colocolino

¿Cómo fue que llegaste a Colo-Colo?
Yo jugaba en la escuela de Rancagua con Ricardo Horta. Vine a jugar acá contra la escuela del Monumental. Ahí hice un gol y di un pase. Se acercó el profesor Lizardo Garrido, habló conmigo y mi familia. Hicimos un trato de palabra para venirme al club.

¿Cómo fue al principio? ¿Llegaste solo?
Me vine con un compañero y su abuela. Vivimos acá en los departamentos cerca del estadio. Ahí pasaba muchas penas, echaba de menos a mi familia. En realidad desde los 12 años hasta ahora he vivido así. Pero cuando entraba al campo de juego se me olvidaba todo. Ahora ya estoy más grande y más maduro, igual echo de menos, pero cada vez que puedo voy a visitarlos.

Me imagino que esa época te sirvió mucho
Sí, me ayudó bastante. Y además que cada vez que hablaba con mis familiares y mis amigos me decían que era un gran jugador y que fuera para adelante.

¿Quién era tu ídolo en esa época?
Matías Fernández.

¿Y cómo es compartir una selección con él?
Para mí es un honor estar con Matías, cuando chico veía sus goles, sus jugadas y después tenerlo como compañero…
Ahora compartes departamento con Ariel Páez ¿Cómo es la convivencia?
En general nos llevamos muy bien con Ariel, tiramos la talla. Tenemos una gran amistad.

¿Tu familia es colocolina?
Sí. Mi papá es colocolino a muerte. Mi mamá con los años se ha hecho de Colo-Colo porque no le gusta mucho el fútbol. Pero como yo estaba acá mi papá le decía que tenía que ser hincha.

Se deben sentir orgullosos al verte jugar por el club.
De todas maneras, siempre me lo recalcan. Para ellos es un gran orgullo, más todavía si estoy haciendo goles y siendo protagonista.

¿Cómo es jugar con futbolistas que también se formaron en el club como Caroca, Mena, Contreras?
Todos vivimos el mismo proceso. Todos pasamos por cadetes, estuvimos con los mismos técnicos, entonces te deja una enseñanza. Volver a encontrarse en el Primer Equipo para mí es un honor. El profe (Luis Pérez) me conoce desde los 12 años entonces sabe lo que juego.

¿Cómo es tu relación con Lucho Pérez?
Siempre hablamos, me aconseja, tiramos la talla, leseamos…

¿Cómo te proyectas acá en Colo-Colo y en la selección?
Ojalá participando más. Ahora con Colo-Colo pasando a la final y siendo campeones. Y lo que venga más adelante que sea lo que Dios quiera. En la selección poder ser titular, estar más convocado…

¿Hablas con Fernando Carvallo?
Sí. Él me dice que ayude al equipo, a veces me pone de capitán. En ese sentido tengo una muy buena relación con él.

¿Y con el Bichi?
También. Él me conoce de los 12 años. Tiene buenas referencias mías entonces cada vez que puedo entreno con ellos.

¿Te gustaría ser titular en el puesto de Matías?
No sé. En realidad me gustaría acompañarlo en el mediocampo.

¿Cuál es tu sueño en el fútbol?
Salir campeón, ser figura en los equipos, jugar un mundial y ser un jugador consagrado en Chile.