alturaarrow_down-red arrow_side badge-facebookbadge-instagrambadge-twitterclosedebutemail facebook gallery-nextgallery-prevgallerygoogle instagram lightbox-nextlightbox-prevlive-atajada live-cambio live-gol live-jugada-peligrosa live-offlive-player-in live-player-out live-red-cardlive-silvato live-tarjeta-amarillalive-tarjeta-roja live-timerlive-yellow-cardnacimientonacionalidadnextopenpagination_downpesopinterest prevquotesearchslide-nextslide-prevtimeline-left timeline-right twitter videoswhistle worldyoutube
Bryan Carvallo y su debut: “Fue como si estuviera jugando con mis amigos”
Bryan con la insignia del Cacique

Lo primero que Bryan Carvallo quiere que se sepa de él es de dónde viene. Pues bien, el talentoso volante es nacido, criado y orgulloso habitante de La Granja, allá está su familia, sus amigos y hasta el vecino que le corta el pelo. Su calidad recién se está dando a conocer para la gran hinchada alba, pero en el Club La Castrina saben de sobra de lo que es capaz de hacer este muchacho con sus pies llenos de magia.

También lo sabe Tito Tapia, el entrenador del Primer Equipo dirigió a Carvallo en su primera experiencia como DT en las inferiores del Cacique y desde entonces ha seguido su crecimiento al punto de hacerlo debutar como profesional en la fecha pasada contra Cobresal. En pocos minutos, el enganche dio muestras de su técnica y personalidad, pidió la pelota siempre y hasta construyó una hermosa doble pared con Esteban Paredes.

¿Habrá estado nervioso por jugar su primer partido? Bryan responde con otra pregunta “¿Cómo me voy a poner nervioso? Si esto se trata de jugar fútbol y es eso lo que sé hacer”, explica. Pero así como tiene claro que el fútbol le fluye por su sangre, también sabe dónde se siente más incómodo. Por eso lanza una advertencia: “De dar entrevistas no sé mucho y eso sí me pone nervioso. Jajajaja”.

En 2012 Bryan ya tenía metas ambiciosas y poco a poco las ha ido cumpliendo. Por eso su satisfacción cuando dos semanas antes del partido ante Cobresal lo subieron al Primer Equipo: “Fue un día miércoles o jueves. Entrené y después el lunes llamaron de nuevo a tres, y a mí me siguieron llamando. Al día siguiente me dijeron que tenía que vestirme con el plantel y entrenar con ellos”.

¿Cómo te sentías en los entrenamientos?
Bien, tenía todas las ganas de estar ahí y quedarme. No me complicó el ritmo gracias a esas mismas ganas.

Llegaste a un camarín donde son pocos los que te conocen ¿Cómo ha sido compartir con los jugadores del Primer Equipo?
Bien, me han permitido adaptarme súper bien. Me han tratado de unir al grupo y eso se agradece porque me siento cómodo y con confianza.

¿Alguno ha sido más cercano?
Emilio (Hernández) me ha ayudado harto, me dio aliento cuando iba a entrar, el Jason (Silva) igual. Me dijeron que entrara tranquilo, normal, con confianza en lo que sé hacer.

¿Cómo fue cuando supiste que ibas citado?
Me estaba bañando después de un entrenamiento cuando llegó Patricio Barahona y me pidió que le diera mi nombre completo. Me dijo: Estai todo cagado. Yo le pregunté ¿Por qué? y él me dijo que estaba citado. Me reí no más, no le creía. Después llegaron los jugadores, me felicitaron todos, Olivi, Vecchio. Después fui a ver la citación y estaba citado. Me puse contento, llamé a mi papá (Oscar Carvallo) altiro.

¿Qué le dijiste?
Papá, sabe que me citaron al Primer Equipo. Pero no sé todavía si me vista porque tienen que dejar uno afuera. Él me dijo: ¿En serio? Qué bacán, te felicito. Estaba emocionado, mi familia igual, todos contentos, pasamos todo el fin de semana hablando del partido.

Concentraste por primera vez ¿Quién te tocó de compañero de habitación?
Felipe Flores. No hablamos mucho, pero dormimos harto jajajaja. A veces le preguntaba el horario, pero callado, no más. En el bus me vine con el Nico (Orellana). Pero tampoco somos tan amigos. Venía tranquilo al estadio, pensaba que no me iba a vestir, pero después supe que el Pájaro (Jaime Valdés) ya no iba, ahí ya empecé a pensar en jugar unos minutos. Me sentía un poco ansioso.

Debut de Bryan Carvallo

Ya en la cancha ¿Pensabas que ibas a entrar?
Sí, porque en el entretiempo el profe me dijo que apurara porque iba a entrar. Ahí en la jaula (cancha de entrenamiento que está a un costado del camarín), empecé a calentar y ya estaba motivado, quería entrar. Me sentía con confianza porque el profe y mis compañeros me la habían dado.

Calentaste en el entretiempo, pero no entraste cuando comenzó el segundo.
No, después pensaba que ya no iba a entrar. Pero el profe me decía, muévete que vas a entrar. En una me paré y el profe me retó, me dijo: ¡Muévete que vas a entrar! Ahí me llamó el profe Riffo. Me saqué rápido el buzo y me puse la polera para entrar. El profe me dio las indicaciones, me dijo que estuviera en el medio, delante de Baeza y Pavez, que jugara tranquilo y que tuviera mayor posesión de balón.

¿Qué pasó cuando entraste?
Al principio me sentía bien y después ya empecé a sentir el ahogo. Es que igual es más rápido el fútbol, más físico. Creo que eso me falta igual, mejorar más la resistencia. Pero me sentí bien dentro de la cancha, con confianza, como si estuviera jugando con amigos.

¿Pensaste tirar en algún momento una rabona?
Sí, la pensé antes. Pero prefería el espantachunchos, jajajaja.

¿Te acuerdas de todo lo que hiciste en la cancha o tuviste que ver después el partido?
Me acuerdo, con Paredes hice una pared, después se la devolví de nuevo y él me la tiró por arriba.

¿Te hablaban tus compañeros en la cancha?
Después del gol Fierro me dijo que tuviera tranquilidad, que tuviéramos el balón, que domináramos el medio. Después del partido me habló Felipe Flores, me dijo que había entrado bien.

Hablaste con el CDF después
Sí, yo quería salir arrancando, pero me agarró y tuve que hablar. Es que no me gustan las entrevistas. Parece que no salió, así que salvado.

¿Cómo te recibió tu familia?
Con un asado. Estaban todos super contentos, aparte que son como cien. Al otro día asado de nuevo, todos los días asado. Jajajaja. Me llevé la camiseta. Llegaron amigos que habían venido al estadio para felicitarme.

¿Qué esperas de lo que queda del torneo para ti?
Seguir siendo citado y jugar la mayor cantidad de minutos posible, para seguir creciendo.

¿Sigue siendo tu ídolo Valdivia?
Sí, (Jorge) Valdivia y “Calidangossy” (Mathías Vidangossy) que me gusta desde cuando jugaba en Unión. Es un jugador distinto, ¡las cosas que hace!