Autor: Gonzalo Pizarro


Mario Salas estaba rebozante de felicidad. Por fin llegaba al equipo del que es hincha: “Le agradezco a dios y a la dirigencia de Colo-Colo, a Marcelo por la confianza de dirigir al club más grande de Chile. Es un sueño que se hace realidad”, dijo al abrir la rueda de prensa donde se le presentó oficialmente como director técnico del Primer Equipo.

Salas se reconoció emocionado con algunos detalles del camarín, como el de su nombre impreso en el locker de su vestuario: “Ha sido un día muy especial, llegar al camarín y ver mi nombre en el puesto, pone la piel de gallina. Estoy agradecido y muy contento de cumplir este sueño”

De los sentimientos a las reflexiones: “Los cambios para que se produzcan tiene que haber tiempo. Uno entiende las urgencias del hincha pero valoramos mucho los procesos. Me importan los resultados pero también el cómo hacemos las cosas, el camino que recorremos”.

Y de las reflexiones a las consideraciones del equipo: “La evaluación del plantel es muy positiva. Hay jugadores que tienen mucha calidad y jerarquía. Sentimos que de mitad hacia adelante podemos traer cuatro o cinco refuerzos”. ¿Y qué pasa con el arco? “Brayan Cortés y Agustín Orión son importantes. Los dos. Debe haber competencia y desarrollo. Tenemos un arco bien resguardado”

Tal como lo adelantó Marcelo Espina en la conferencia de este miércoles, el trabajo del nuevo DT estará 100% enfocado en el Plantel de Honor. Así lo reconoció el propio Mario Salas: “No voy a tener ninguna injerencia en el Fútbol Joven porque no me compete. Las políticas las arma el club. Lo que no significa que yo conozca muy bien cómo se trabaja en las divisiones menores o los jugadores que hay. Toda mi metodología de trabajo están a disposición”

Para terminar una reflexión: “El resultado es muy superficial. Lo cualitativo y significativo son los procesos. Nos vamos a preocupar de establecer bases. Eso requiere trabajo, gestión, conocimiento. Es muy profundo”.