alturaarrow_down-red arrow_side badge-facebookbadge-instagrambadge-twitterclosedebutemail facebook gallery-nextgallery-prevgallerygoogle instagram lightbox-nextlightbox-prevlive-atajada live-cambio live-gol live-jugada-peligrosa live-offlive-player-in live-player-out live-red-cardlive-silvato live-tarjeta-amarillalive-tarjeta-roja live-timerlive-yellow-cardnacimientonacionalidadnextopenpagination_downpesopinterest prevquotesearchslide-nextslide-prevtimeline-left timeline-right twitter videoswhistle worldyoutube
Ángel Rojas, un central para Colo-Colo
Angel Rojas

Mide un metro con ochenta y dos centímetros, juega de central por la sub 17 del Cacique y ha crecido de manera exponencial desde que llegó al club hace dos años para probarse como centrodelantero. En Pedrero aprendió realmente a jugar y fue acá donde le encontraron su verdadera posición, luego de una fugaz prueba como lateral izquierdo. Ya convertido en central, Ángel es una de las grandes esperanzas de la cantera alba, pero él no se marea: “Lo de subir al Primer Equipo hay que tomárselo con calma. Espero que se dé, pero no estoy apurado por eso”.

Mucho antes de pensar en primer equipo, selección o soñar con Europa, Ángel vivía en Requínoa y ni siquiera pensaba en el fútbol profesional. “Llegué a Colo-Colo a fines de 2012, tenía 15 años”, recuerda.

¿Habías jugado antes?
Por otro club no, aunque sí en el barrio, allá jugaba por el Totihue. Claro que ahí jugaba de delantero, de nueve. No teníamos profe, era pichanga igual.

¿Cómo se dio la posibilidad de venir?
Gracias a un campeonato que se hizo allá, jugamos la final. Ahí me vio Lizardo Garrido y me trajo. Hablamos y me vine. Mi mamá me acompañó viajando tres meses desde allá. Sacrificada mi mamá igual. El profe que me recibió fue Miguel Vargas.

¿Él fue el que te reubicó como central?
No, es que en un entrenamiento me hicieron jugar de lateral izquierdo. Lo hice bien y Miguel Vargas me dejó. Después de eso empecé a subir en los cadetes como lateral izquierdo. Soy colocolino, igual que la mayoría de mi familia. Así que finalmente venirme para acá fue una alegría total. Igual se dio de forma natural, porque yo no pensaba venirme.

¿Cómo se dio entonces pasar del lateral al centro de la zaga?
Por el porte, creo. Claudio Rojas me puso de central y con el tiempo he ido aprendiendo. Además del entrenamiento veo videos de jugadores.

¿De quiénes?
De Thiago Silva y David Luis, ellos son mis referentes. Acá en Colo-Colo es Barroso que es muy buen central, la mentalidad que tiene y se anticipa a la jugada y al rival. Es fuerte en la marca y tiene buen juego aéreo.

Tal como el central argentino, Ángel Rojas suma fortalezas a su juego, es muy fuerte cuando el balón viene por arriba y eso lo complementa con buena técnica para salir jugando, una exigencia de las cadetes del Popular. “La técnica es muy importante, pero para jugar en Colo-Colo además necesitas posicionarte bien en el campo y ser fuerte mentalmente”, explica el defensor.

Angel Rojas en cancha

Esa mezcla de virtudes se logra entrenando con los mejores y también enfrentando a los mejores, por eso para nuestros muchachos resulta tan enriquecedor jugar un torneo como el de Gradisca en Italia. Allá Ángel fue titular indiscutido y aprovechó con creces la oportunidad que le entregó el torneo:

“Fue mi primera vez en el campeonato y fue una experiencia buena. Quedé mal por la forma en que se dio el campeonato. Teníamos equipo para dar más, incluso para salir campeón. Pero por mi rendimiento quedé bien, conforme. Creo que lo hice bien”.

¿Habías viajado antes a Europa?
No, no conocía. Estoy feliz de haber ido, poder conocer más a mis compañeros, conocer otro país. Le agradezco a Colo-Colo por la oportunidad que nos dio. La experiencia fue muy bonita, como lo es jugar acá siempre.

¿Qué crees que le falta a este equipo para conseguir un título?
Nada. Sólo creo que como equipo tenemos que seguir dándole, metiéndole, luchando hasta el final.

Han debido adaptarse a jugar con tres en el fondo ¿Cómo ha funcionado eso?
Bien. Al menos a mí me acomoda más porque siento más libertad para moverme de lado a lado.

¿Con qué sueñas?
Con ser futbolista profesional. Me gustaría jugar en Colo-Colo y luego en Europa.

¿Sientes que tienes lo que se necesita para triunfar?
Creo que sí, hay que darle día a día.