alturaarrow_down-red arrow_side badge-facebookbadge-instagrambadge-twitterclosedebutemail facebook gallery-nextgallery-prevgallerygoogle instagram lightbox-nextlightbox-prevlive-atajada live-cambio live-gol live-jugada-peligrosa live-offlive-player-in live-player-out live-red-cardlive-silvato live-tarjeta-amarillalive-tarjeta-roja live-timerlive-yellow-cardnacimientonacionalidadnextopenpagination_downpesopinterest prevquotesearchslide-nextslide-prevtimeline-left timeline-right twitter videoswhistle worldyoutube
A fondo con Mario Salas: “La pasión que tiene que entregar cada jugador es la base de todo”
entrevista mario salas 1 Nota NEUROBIONTA 632x380

Mario Alfredo Salas (51), tres veces campeón nacional como jugador de Colo-Colo, hincha del albo desde pequeño gracias a su abuelo materno, uno de los entrenadores más exitosos del último tiempo y que viene de ser campeón en el fútbol peruano, aterrizó este miércoles en el Estadio Monumental.

En la misma cancha David Arellano dio su primera entrevista como director técnico del Cacique, su sexto equipo como entrenador titular. Y cumplió su sueño, dice, su sueño de toda la vida.

¿Cómo se siente? Recién estuvo literalmente tocando el pasto del Monumental
“La verdad es que estoy muy contento, muy alegre y feliz de estar acá. Es un sueño realizado. Es de esperar que este sueño sea grandioso y muy bueno para todos.
Uno recuerda cosas acá, pero también trata de dar vuelta rápido las páginas. El fútbol es salvaje en ese aspecto, la vida amerita que uno vaya a niveles y velocidades altas. Los recuerdos duran lo que tienen que durar nomás”.

Pero aquí vivió muchas buenas jornadas en su época de futbolista
“Sí… Me acuerdo siempre del partido con Flamengo por la Supercopa, partidos de Copa Libertadores, uno con Boca Juniors, otro con Independiente. Y las vueltas olímpicas a nivel nacional, que significaron lograr títulos para el club”.

¿Cuál es la particularidad de Colo-Colo? ¿Qué pasa cuando este estadio está lleno?
“Es que es distinto. Este estadio, y lo viví dirigiendo en los rivales a Colo-Colo, con la gente gritando, con la energía a full para el equipo, genera cosas que son importantes para los jugadores y son importantes para lograr los objetivos. Creo en ese aliento, en esa hinchada fuerte que empuja al equipo. Es distinto jugar en un estadio con poca gente a un estadio lleno. Pero sobre todo un estadio positivo que, más allá del resultado, vea que a través del sacrificio y la voluntad de los jugadores se está entregando algo. Y eso tiene que ser reforzado con el aliento del hincha. Este estadio lleno da para eso, para poner en la cancha al jugador número 12 del que tanto se habla”.

Colo-Colo representa al pueblo chileno ¿Cómo se ocupa eso en la competencia, en el día a día?
“Yo siento que Colo-Colo es un equipo transversal y cuando habló del pueblo de Colo-Colo hablo de esto transversal que genera Colo-Colo en la sociedad. Colo-Colo es el tipo que se levanta a las 4 de la mañana a recoger el cartón, el tipo que está trabajando duro todo el día, el chofer de la micro, pero también es el gerente, el jefe o dueño de alguna empresa. Esto indica que Colo-Colo llega a todos lados. Es un club que te lleva a pensar en todo. Este esfuerzo que hace el hincha de Colo-Colo tiene que verse transmitido en el campo de juego. La mayor forma de respetar a la gente y al pueblo colocolino es jugando con sacrificio, voluntad y esfuerzo; el sudor puesto en la cancha”.

¿Qué no le puede faltar a un equipo de Mario Salas?
“A ver… Es importante el entregarse por completo, el tener esa actitud ganadora pero acompañada del sacrifico, la voluntad y el esfuerzo diario que hacemos. La pasión que tiene que entregar cada jugador dentro del campo de juego es la base de todo lo que pueda suceder. Podís hacer las cosas bien o mal: hay un tema de toma de decisiones, de momentos, que pasa en cada uno de los jugadores, pero hay cosas que tienen que ser estables y permanentes y eso pasa por la entrega absoluta, el compromiso con la institución y sobre todo por el esfuerzo y el sudor en el campo de juego”.

¿Qué queda del Mario Salas que dirigió en Tercera División en sus inicios?
“Queda mucho, pero también ha evolucionado mucho. No soy el mismo técnico que era al principio de mi carrera. Muchas cosas que hice las haría en forma distinta. Creo que he evolucionado, he cambiado, he mutado y me he transformado en algo que no ha llegado a su límite. El proceso de aprendizaje de cada uno de nosotros es un proceso permanente y dura toda la vida, de verdad que dura toda la vida”.

Por el camino recorrido, ¿Es mejor llegar hoy a Colo-Colo que haber llegado antes, más joven?
“No sé, no sé cuando es el mejor momento. El mejor momento para mí es este. No me lo cuestiono, no digo: ‘Podría haber sido antes o después’. Este era el momento y lo voy a aprovechar, lo voy a disfrutar. Y espero que mi presencia y la de mi cuerpo técnico signifique algo importante para Colo-Colo y para el hincha colocolino. Pero no me cuestiono. Vino Colo-Colo en este momento. Sí analizo algunas cosas, reflexiono, pero vamos pa adelante po”.

Cuando usted jugaba todo era distinto. Se dice que los jóvenes están hoy muy pegados al celular
“No solo los jóvenes…”

…¿Qué es lo más difícil de dirigir hoy? Muchos dicen que el manejo del grupo
“La metodología, claro, todo aparece en Youtube o Internet.
Sí, yo creo que es importante el liderazgo que se pueda tener. Lo que es el tema de las relaciones humanas. Y por otro lado, es qué es lo que queremos buscar en lo psico-emocional también. Lo psico-emocional en los jugadores y en todas las personas, para mí, es fundamental. Y está por sobre la metodología, por sobre otras cosas, que son importantes: es importante cómo nos organizamos dentro del campo de juego y saber qué tenemos que hacer, pero a mí me llena mucho la idea de que mi liderazgo sea un liderazgo transformador y que genere un desarrollo en mis jugadores. Para mí es más importante eso que a lo mejor lograr resultados cuantitativos. Y me genera algo más formativo o pedagógico, llámalo como querai. Pero me llena mucho la idea de tener esta posibilidad de, a través de mi liderazgo, generar estas transformaciones y este desarrollo en mis jugadores”.

¿Es medio Bielsa eso?
“No sé si es Bielsa… Es de Salas”.

Usted fue ayudante de Nelson Acosta, Gualberto Jara y tuvo muchos tipos de técnicos
“Sí, tuve de todo. Y en general uno tiene influencia. Yo tengo influencia de Nelson (Acosta), de Gustavo (Benítez), de don Luis Santibáñez, que en paz descanse, y sigo a algunos técnicos de este momento. Generalmente a los más nombrados pero también sigo a algunos que no son tan nombrados”.

¿Por ejemplo?
“Me gusta seguir a Bielsa, seguir a Guardiola, a algunos técnicos de la Bundesliga, el del Borussia Dortmund (Lucien Favre), a Klopp lo sigo porque me gusta mucho como juega el Liverpool, pero también sigo a algunos técnicos chilenos que también te van marcando y que amerita darles el valor que corresponde. Pero al final te das cuenta que eres tú la persona, es tu desarrollo. No es que yo quiera “ser como”, o seguir “la carrera de”, o quiera que mi equipo juegue como tal. No. Mi equipo al final juega como yo siento y como mis jugadores sienten. Y yo establezco una metodología de trabajo que no la tiene nadie en el mundo. Pero no de una forma arrogante que lo estoy diciendo, sino porque es una metodología que yo he construido sacando de allá, sacando de acá y que a nosotros nos ha acomodado y nos significa cumplir los objetivos que nos proponemos. Es distinta. No sé si mejor o peor pero distinta”.

Miguel Ángel Arrué, que triunfó en Perú, decía que al entrenador chileno le falta salir
“Es bueno conocer y no solo por un tema profesional sino por un tema personal. Conocer otras culturas, otras tradiciones, otras personas, te va a acrecentar tu bagaje individual, el relacionarte con personas que se manejan de manera distinta. En Perú no tuve problemas con el idioma pero sí con algunos términos que acá significan una cosa y allá otra”.

¿Cómo cuáles?
“Es que son términos que no se pueden decir (risas). Pero en general hay cosas distintas y conocer gente también. Conocí gente espectacular en Perú. Los mismos que me llevan: Carlos Benavides y Alfonso García Miró. Sé que nunca me voy a separar de ellos. Tendremos más o menos tiempo, pero sé que estaré junto a ellos hasta el resto de mis días. Lo mismo pasa con algunas otras personas y que me ayudaron a mejorar en mi liderazgo, que yo le doy mucha importancia”.

Andrés Prieto, que cumplió 90 años ayer, dice que un técnico tiene que ser un superhombre
“Sí. Yo creo que Andrés se refiere a lo que hablábamos de esta vorágine, a esto de que antes el técnico iba con el preparador físico nomás. Ahora va con el preparador de arqueros, aparece el asistente, el del área audiovisual, el psicólogo, el periodista. Ha evolucionado pero para bien. Nos bombardean con más cosas y tú tienes que estar preparado, sobre todo en el fútbol, algo tan mediático, que te pone a la vista de todo el mundo: Tú tenís que estar preparado. Y preparado para ser feliz po”.

¿Y usted es feliz?
“Yo soy feliz en este momento. No creo en un estado de felicidad permanente pero creo que hay momentos de felicidad. En este momento soy feliz pero puede que el día de mañana pase algo que me genere un estado distinto”.

¿Qué le gusta hacer, más allá del fútbol?
“Veo tele, me gusta ir al cine, estoy leyendo más”.

¿Qué está leyendo?
“Ahora estoy leyendo “El Fantasista” de Hernán Rivera Letelier y “El juego interior del tenis” (de Timothy Gallwey). Para mi cumpleaños los muchachos del cuerpo técnico me regalaron varios libros también.

¿Y de política o sociedad?
“He ido encontrando mi lugar en la lectura: Me gustan más los temas de liderazgo, de psicología, más emocionales. “El Fantasista” rompe todos esos esquemas porque es una novela y es muy entretenido leer a Hernán Rivera. Es el primero que leo de él”.

¿Cómo se ve el fútbol chileno desde fuera?
“Lo que yo vi desde el Perú es un fútbol un poquito más organizado, que tiene esta cuestión, que me llamó la atención, de lo que genera en el tema mediático: la prensa que genera y cómo se vende el fútbol chileno en cuanto a los partidos. Está más elaborado, son mejores las imágenes y a veces uno no le da valor a eso, pero cuando lo empiezas a comparar con otros países, se ve más agradable para la vista”.

¿Y dentro de la cancha? Se dice que el torneo pasado fue muy irregular
“No te podría decir, porque no vi muchos partidos. Si tenía que ver un partido peruano o chileno, veía uno peruano. Me interesaba saber más del fútbol peruano que chileno”.

¿Qué le dice al hincha? ¿Cómo va a compatibilizar el cómo del que usted habla, con el tipo que le va a pedir ir ganando 3-0 al minuto 15?
“Es que yo creo que hay compatibilidad en el cómo y en el resultado. No tengo ninguna duda que va a ser así. Tengo mucha confianza en eso y le digo al hincha que venga y que se exprese. Que sea libre en este campo de juego. Que pueda expresar sus sentimientos, sus alegrías. Trataremos de que las tristezas sean las menos posibles.
Al hincha le diría que esté con Colo-Colo en las buenas y en las malas, como ha estado siempre. Este estadio se tiene que llenar en todos los partidos, tiene que ser un reducto inexpugnable y para eso tiene que tener el apoyo de los hinchas. Este reducto no sirve con la mitad de las sillas vacías.
El hincha de Colo-Colo, por lo que yo viví, es un hincha que sigue, es un hincha exigente, que pide éxito –y me parece perfecto- pero también ha sido un hincha que ha estado en las buenas y en las malas. No puede dejar de expresar lo que siente. Tiene que venir acá y espero yo poner en la cancha un equipo con el que se sientan cómodos y contentos”.