alturaarrow_down-red arrow_side badge-facebookbadge-instagrambadge-twitterclosedebutemail facebook gallery-nextgallery-prevgallerygoogle instagram lightbox-nextlightbox-prevlive-atajada live-cambio live-gol live-jugada-peligrosa live-offlive-player-in live-player-out live-red-cardlive-silvato live-tarjeta-amarillalive-tarjeta-roja live-timerlive-yellow-cardnacimientonacionalidadnextopenpagination_downpesopinterest prevquotesearchslide-nextslide-prevtimeline-left timeline-right twitter videoswhistle worldyoutube
A fondo con Carlos Muñoz: “Cuando chico me creía Ronaldo”
Muñoz, clave en el Cacique

A sus 23 años, Carlos Andrés Muñoz está cumpliendo un sueño de niño. En las canchas de Valparaíso Muñoz se creía el brasileño Ronaldo y pensaba cuán lejos estaba Colo-Colo. Ahora, el delantero es un valuarte del equipo albo y se proyecta con todo: Muñoz quiere jugar el Mundial de Brasil. Y privilegia lo grupal antes que lo personal, tanto que aplaude sin dudar a Esteban Paredes, tras su gol ante Uruguay.

Conversamos con “Carlitos” -mote que estampa en sus autógrafos- sobre el momento del Cacique, su idolatría por Chupete Suazo y cómo la divina providencia le ahorró tener que cambiar su celebración inflando los cachetes, tras el nacimiento de su segunda hija.

“Siempre priorizo más lo grupal que lo individual”

¿Cómo ves al equipo? Ha sido un año extraño, con cambio de técnico y todo. Futbolísticamente se veía un equipo que podía andar, pero a otros ratos no…
Hasta el día de hoy muy tranquilo no estoy y mis compañeros tampoco. Como dices, en este corto tiempo del año han pasado varias cosas: la partida del profe Omar (Labruna), que nadie lo pensaba, cómo se había dado aunque lógicamente los resultados mandaron un poco y también le jugó en contra su problema extrafutbolístico. Se sintió la partida de él porque era un cuerpo técnico al que le habíamos agarrado mucho cariño y lamentablemente por la mala suerte que nos sigue hasta el día de hoy, no pudo seguir.
Ahora llegó Hugo (González), conoce el club junto con Tito (Tapia), han tenido una buena recepción del plantel, es un cuerpo técnico que está trabajando de muy buena forma, así que como plantel esperamos que esta mala racha se acabe.
Queremos mostrar en la cancha a ese Colo-Colo que a la gente le gustaba, que los equipos que venían al Monumental los pasaba por arriba, ese Colo-Colo que nos llevó a estar primeros en la fase regular el torneo pasado y clasificar a una copa internacional. Creo que esta mala rachita nos ha tocado y nos ha tocado bastante. Hay partidos que hemos merecido ganar, nos hemos creado muchas ocasiones de gol y los terminamos empatando, algunos perdiendo, cosa que no ocurría algunos meses atrás cuando quizás llegábamos menos veces pero concretábamos más goles o el rival nos llegaba muchas veces y teníamos la fortuna de que la pelota pegaba en el palo o que el arquero nuestro era figura.
Ahora al contrario, nosotros estamos sacando figura la mayor parte de los partidos al arquero rival.

¿Eso qué es? ¿Mala fortuna y buena fortuna cuando te resulta? ¿Son, como se dice, entre comillas, las cosas del fútbol?
Son pequeñas rachas que a veces agarran los equipos. Te puedes dar cuenta que un equipo puede sacar una rachita positiva, como pasó con Católica al inicio del torneo, que agarró una racha de algunos partidos seguidos y ya lo tenían como candidato al título y ahora no está puntero. Son esas rachas que los equipos agarran en distintas partes del torneo. Ojalá ahora, después de este receso, se pueda dar todo a favor de nosotros.
Sabemos que quedan partidos, aunque tampoco podemos decir que queda mucho campeonato porque las fechas van pasando y cada vez el margen de error es menor para nosotros, porque ya estamos a 8 puntos del puntero y no podemos seguir regalando puntos tanto de local como de visita.

¿En lo personal sientes que pasa lo mismo? El campeonato pasado prácticamente pelota que le pegabas al arco era gol. Recuerdo el gol que le haces a la U, es un golazo y todo, pero también como que se cuela justo y ahora no. El de Rangers es un buen caso: Haces toda la jugada bien y al último te pinchan la pelota
Sí, obvio. Creo que si anduviera con la puntería fina no llevaría tres goles. Llevaría fácil de seis a siete para arriba. Porque hartas ocasiones son las que me he creado. Pelotas que han pegado en el palo, como tú dices la de Rangers que era una muy buena jugada, me la pinchan al último. Entonces, en lo personal no es que esté pasando por un mal momento, pero falta ese cachito de suerte que por ahí tenía el torneo pasado, que por ahí tenía una en el partido y la metía. Ahora me estoy creando varias y por ahí me sale un gol por partido. Sé que el arco se tiene que seguir abriendo, las ocasiones me las estoy creando, el equipo por momentos juega bien y llega con mucha gente al ataque…
Ojalá que este receso nos sirva a todos para darnos cuenta que no podemos seguir regalando nada, tuvimos dos partidos en este receso que en el resultado no fueron positivos pero por lo que está trabajando el nuevo cuerpo técnico se rescataron cosas, sobre todo del primer tiempo ante Unión Española. Eso es lo que queremos mantener en el tiempo. Pero tú te puedes dar cuenta: El primer gol de Unión le rebota al Kily (Vilches) en la espalda y en el segundo se resbala Fernando (de la Fuente).
Andábamos con esa mala fortuna. Hay que esperar que el día domingo se acabe y sumar de a tres de aquí en adelante.

Hay jugadores que llegan a Colo-Colo y dicen: ‘Quiero andar bien, marcar goles y de ahí partir’. Contigo ha pasado algo distinto. Lo has dicho en conferencias de prensa: Quieres andar bien pero antes que todo salir campeón. ‘Nunca he salido campeón y tengo esa espinita’, dices. ¿Tienes como una obsesión con eso? ¿Más que ser goleador y partir a Europa rápido, ser campeón con Colo-Colo?
¡Sí! Ese es mi objetivo, tengo esa hambre de conseguir cosas. Imagínate qué más lindo que dar una vuelta olímpica con estadio lleno aquí en el Monumental, sabiendo toda la gente que sigue a Colo-Colo a nivel nacional. Creo que eso es algo impagable. Son cosas que le quedan a uno. Te quedan como jugador, van al currículo de uno, independiente de que haga goles o no.
El hecho de ser campeón por ahí te sube más el ego, te da más confianza y yo vine a este club por eso. Sé que en Colo-Colo uno está mucho más cerca de serlo, por el club grande que es. Imagínate: Estamos a una estrella de conseguir la 30. Sería lindo formar parte del plantel que consigue ese campeonato. Sería lindo poder levantar una copa, poder dar una vuelta olímpica acá en Colo-Colo. Siempre priorizo más lo grupal que lo individual. Si el equipo anda bien, ahí es donde uno se valoriza. No saco nada con hacer 10, 20 goles si el equipo no está peleando arriba.

De pronto hay jugadores que dicen: ‘Quiero andar bien y pegar el salto e irme a Europa’
Puede ser en algunos casos, pero yo siempre priorizo más lo grupal. Que el equipo ande bien, que el equipo gane, que el ambiente de trabajo sea más tranquilo, dentro del plantel también que haya una armonía en el día a día. Tengo esa ilusión de ser campeón acá. Mi objetivo principal acá en Colo-Colo es dar una vuelta.

“Una parte de mí se está volviendo colocolina”

Tú eres del puerto, hiciste las cadetes en Wanderers, tu papá trabajó ahí. ¿De chico eres wanderino?
Sí, toda mi familia. Desde los 6 años que me llevaban a las Escuelas de Fútbol de Wanderers y toda mi familia fue wanderina, tengo hermanos que hicieron las divisiones inferiores ahí, mi papá en su momento también jugó. Una familia futbolera, toda porteña. Era imposible ser de otro equipo que no fuera de Wanderers.

¿Seguiste siendo wanderino cuando tuviste que irte a Unión Quilpué, en Tercera División?
Sí, el sentimiento uno no lo deja de lado. La gente que te entrega el cariño, los hinchas, no tienen la culpa de lo que me pasó a mí. Prácticamente me echaron de Wanderers, si no hubiese tenido contrato no hubiera vuelto. El hincha de Wanderers siempre ha estado conmigo, hasta el día de hoy, que sigo los partidos y estoy pendiente. Tengo muchos amigos allá, que todavía hablo con ellos. Hicimos las divisiones inferiores juntos, crecimos juntos. Ahora que estemos jugando en Primera nos enorgullece.
Ahora, a veces hay que dejar de lado esos sentimientos sobre todo cuando los enfrento. Estoy defendiendo esta camiseta, la más importante de Chile, a la cual uno de a poco le ha ido agarrando cariño. Una parte de mí se está volviendo colocolina. Eso lo impregna la gente que te lo hace ver el día a día, entrar a la cancha y jugar con 40 mil personas, a cualquier jugador le gustaría.
Estoy agradecido de estar acá, es un sueño para cualquiera. El jugador que te diga que no quiere estar acá en Colo-Colo está mintiendo. Es el club más grande, el que te lo da todo y el que te da la posibilidad de conseguir cosas importantes.

Tú perdiste una final en juvenil ante Colo-Colo. ¿Pensaste en ese momento que ibas a terminar jugando acá?
Nooooooo, nunca. Yo tenía 15 años y a Colo-Colo uno lo veía muy lejano. Llegar a Colo-Colo, sabiendo que llegaban los mejores, que tenía que hacer un recorrido bastante largo. Nunca uno pensó que el día de mañana iba a estar vistiendo esta camiseta.
Esa final todavía la recuerdo. La perdimos en Playa Ancha. A mí me dolió esa final. Las vueltas de la vida, me tienen acá en Colo-Colo.

En esa final puteaste a Colo-Colo y ahora lo quieres como a Wanderers o como a tu gran equipo
(Risas) Siempre cuando uno está en otro equipo y le tocaba jugar con Colo-Colo se preparaba al máximo. Sabía que independiente de la serie en que jugaras como que había mucha expectación dentro de los compañeros. Porque sabíamos que eran un rival fuerte. Ganarle a Colo-Colo era como celebrar un título en las divisiones cadetes. Hasta cuando fui profesional (incluso). Uno se preparaba con todo, la semana era distinta, sabías que muchos ojos te estaban viendo. Partido televisado… Enfrentar a Colo-Colo para todos es especial. Cuando empieza un año y ves el calendario el primer partido que ves es cuando te toca con Colo-Colo.

¿Antes que el de la U?
¡Antes que el de la U! ¿Cuándo me toca con Colo-Colo? Ah, la quinta fecha, ya. Y uno se prepara… Son partidos lindos.

“Sueño con jugar el Mundial”

Carlitos ¿Vas a jugar el Mundial de Brasil?
Eso quiero. Para eso estoy trabajando y eso quiero. Queda mucho, a lo mejor no he sido considerado en estas últimas Eliminatorias pero queda bastante camino todavía. En un año pueden pasar muchas cosas. Tengo que seguir rindiendo acá en Colo-Colo. Con goles que es lo que hago, que es lo que se me pide. Tengo ese sueño de jugar ese Mundial. Sé que no está lejano y puede haber opciones así que tengo que aprovecharlas. Las veces que me toque ir a la selección, sea partidos amistosos u oficiales, tengo que tratar de dejar todo, dejar una buena imagen y que después las cosas se den solas.

¿No crees lo que dicen algunos, que Sampaoli privilegia a los de la U, y que eso te afecte de alguna manera?
Puede ser que ahora, como está empezando este proceso y se requieren resultados inmediatos, él confíe más en algunos jugadores que ya conocen su metodología de trabajo, pero yo creo que ya, no sé si estará dando cuenta, pero hay jugadores como Esteban (Paredes) que era de Colo-Colo, que no lo tenía considerado y llegó acá hizo un gol, abrió el partido, y quizás no lo tenía ni en mente para estos partidos, ni que jugara.

Que le haya ido bien a Esteban es la demostración de que el que ande bien, va a jugar y lo va a llamar, más allá de donde venga, si es de la U o no…
¡Claro! Y es lo que se tiene que hacer. En la selección tienen que estar los mejores y los que estén rindiendo en sus equipos, los que estén teniendo actividad permanentemente, ritmo de partidos porque pueden pasar situaciones como la que pasó en estos dos partidos, que quedó suspendido Alexis (Sánchez) y todos buscaban el reemplazante adentro y hasta el mismo técnico no lo encontraba, porque decía que muchos jugadores no tenían minutos en sus equipos y no era recomendable ponerlos.
Con lo de Esteban se nos pone en las mismas opciones a nosotros, que estamos en competencia, que estamos en actividad fin de semana a fin de semana. Esperemos que las cosas se den, que vuelva a ser llamado. Estuve en la primera nómina con jugadores locales, no creo haberlo hecho mal, hice un gol en cada partido.

¿Pudiste conversar largo ahí con Sampaoli?
Sí, tuvimos una charla, me mostró unos videos, las virtudes que veía en mí, me las recalcó bastante. Fue súper positiva esa charla. Tengo que seguir reforzando esas cosas. Sé que el día de mañana puede volver la oportunidad y tengo que aprovecharla nuevamente.

¿Te dijo expresamente que te iba a estar mirando?
Sí. Él sigue todos los partidos de cada jugador que le interesa. Tiene una carpeta con una equis cantidad de jugadores que los sigue fin de semana a fin de semana y entre esos estoy yo. Por lo mismo tengo que tratar de hacerlo bien todos los partidos. Ojalá que el rendimiento individual y grupal se eleve porque si Colo-Colo está bien, lógicamente no solamente yo sino que muchos podemos tener la oportunidad de integrar la selección.

Ahora entiendo mejor tu tweet en apoyo a Esteban (Paredes). Desde afuera se puede mirar que pelean un cupo… Me da la impresión que entendiste que si le iba bien a Esteban se abrían las puertas a los que estaban afuera, más allá que sea la competencia directa tuya
Sí. El hecho de que a Esteban lo hayan nominado y que tuvo la fortuna de marcar me pone muy contento. Lo tuve como compañero, lo conocí como persona y conmigo siempre se portó muy bien.

En algún momento se especuló que con la cuestión que te pasó con la Garra Blanca…
(Interrumpe) Sí, pero son cosas que ya pasaron, que dejé atrás. Ahora para mí no es tema, yo miro de aquí en adelante. La relación que tuve con Esteban dentro y fuera de la cancha nunca tuve un problema y si hubo alguno lo solucionamos donde había que solucionarlo que era dentro de cuatro paredes.
Me pone muy contento que Esteban haya marcado independiente que se juegue un cupo o no en delantera, que para las próximas nominaciones seguramente va a estar él encabezando la lista. Aquí todos remamos pal mismo lado.
Es un camino largo, queda un año todavía para el Mundial y en este camino pueden pasar muchas cosas.

Alguna vez, en otra entrevista, me dijiste que tu referente era el Chupete Suazo. Él renunció a la selección ¿Te ves como el reemplazante de Suazo? ¿Entiendes el peso que significa? Porque tal vez llegó mal al Mundial pero fue el goleador de las Eliminatorias pasadas.
Es complicado. Decir que uno va a ser el reemplazante del Chupete es mucha responsabilidad. Todos sabemos lo que fue, lo importante que fue en el camino para llegar a Sudáfrica. Goleador, pilar fundamental, tuvo la mala fortuna de lesionarse antes de ir al Mundial y no poder jugar mucho. Pero decir que yo puedo ser el reemplazante, me falta mucho. Tengo que conseguir muchas cosas individual y colectivamente. Por lo mismo cuando me tocaba compartir con él trataba de aprender, de mirarlo, para sacar lo positivo, las cosas buenas que tenía él en su juego.
Es complicado decir que uno va a ser el reemplazante del Chupete pero voy a trabajar para el día de mañana tratar de hacerlo bien.

Cachetitos, ahora para dos

¿Cuál es el mejor delantero hoy en el mundo?
Sacando a Messi y Cristiano Ronaldo que son los mejores del mundo, siempre me ha gustado mirar mucho a (Didier) Drogba. Y acá de Sudamérica al peruano (Paolo) Guerrero. Son jugadores que me gustan mucho, por cómo aguantan el balón, que es lo que más me impresiona. El timing, el cabezazo que tienen. Y de acá de Chile, más que decir que es el Chupete.
Son jugadores que admiro mucho y que trato de sacar lo positivo de cada uno. He tenido la suerte de poder compartir con ellos, de ver un partido de Messi a dos metros, estando yo en la banca. Son sueños que uno tenía de muy chico y ahora uno los está cumpliendo. Eso uno tiene que aprovecharlo.

¿De chico quién te creías?
Ronaldo. Ese me creía yo, en todos los partidos hasta celebraba como él.

Nicole tu señora, Catalina tu hija grande y Antonella tu otra hija de dos meses. Celebras saludando a Catalina por sus cachetitos ¿Tendrás que inventar otro festejo para Antonella?
No voy a inventar otro festejo porque la otra cabra chica me salió igual de cachetona (risas). ¡Igual de cachetona que la Catalina cuando chica! Me ahorró el tener que decidir (risas).
Las dos son gorditas, Catalina está más grande, no se le nota tanto, pero cuando chica era bastante cachetona y ahora Antonella es igual ¡Es que son muy hambrientas!
¿Yo bueno para comer? Sí. Chocolates, cosas dulces. Pero tengo la suerte de comer y no engordar.