alturaarrow_down-red arrow_side badge-facebookbadge-instagrambadge-twitterclosedebutemail facebook gallery-nextgallery-prevgallerygoogle instagram lightbox-nextlightbox-prevlive-atajada live-cambio live-gol live-jugada-peligrosa live-offlive-player-in live-player-out live-red-cardlive-silvato live-tarjeta-amarillalive-tarjeta-roja live-timerlive-yellow-cardnacimientonacionalidadnextopenpagination_downpesopinterest prevquotesearchslide-nextslide-prevtimeline-left timeline-right twitter videoswhistle worldyoutube
31 estrellas más grande ¡Colo-Colo campeón!
Nota 1 copia

No fue necesario jugar. Luego de la desazón provocada por los delincuentes que hoy se tomaron el estadio, los jugadores se concentraron otra vez en lo que a ellos los mueve: el fútbol. Ya sea a través de la radio o en las aplicaciones de los celulares, experimentados y jóvenes, delanteros y defensas, dirigentes y funcionarios del club, comenzaron a seguir el partido que podía darnos el título aún sin jugar.

El foco se desplazó desde Valparaíso a La Florida porque si Audax ganaba el partido, el campeón sería una vez más Colo-Colo. No hubo festejos en el gol de Audax, este plantel sabe que en el fútbol no todo está dicho hasta que el árbitro pita el final. Así que los minutos que vinieron se siguieron con tensión, nerviosismo y mucha concentración. Pero cuando el final llegó no había más excusas para no dar rienda suelta a la euforia.

El camarín se repletó de familiares, amigos y funcionarios del club y ¡qué lindo que fue eso! Todos como una familia gritando, cantando y saltando porque Colo-Colo otra vez se coronaba campeón, sin siquiera jugar, demostrando que el trabajo del semestre, el sacrificio del semestre y la regularidad del semestre siempre tiene recompensa.

Colo-Colo ganó el campeonato de principio a fin. Desde la fecha uno, hasta la quince, con un técnico que rápidamente le impregnó su sello al equipo y un equipo que rápidamente se adaptó a la nueva dirección. Colo-Colo es el mejor del semestre y del año, clasifica a la Libertadores y consigue su estrella número 31. Y ahora ¿quién podrá alcanzarnos?