Año: 2018


Colo-Colo ganó a lo campeón en su debut en el Torneo Nacional 2018, tras imponerse por 2-1 a Antofagasta en el norte, en un partido difícil.


El primer tiempo fue intenso. Antofagasta quiso marcar territorio como local y se arrimó al arco de Orión con cierta profundidad. El golero argentino salvó un tiro de distancia de Sandoval y luego vio dos palos: un tiro cayéndose de Bello y un cabezazo de Ciampichetti tras un tiro libre largo.

Pero Colo-Colo nunca dudó. Tuvo paciencia. En un contragolpe impecable, Nico Orellana centró perfecto para Esteban Paredes quien anotó de primera con su zurda inmortal.

Iniciando el segundo tiempo, Barrios se lanzó “un piquero” en el área pero el árbitro Gilabert cobró penal. Los colocolinos reclamaron, no sirvió de nada y Ciampichetti anotó el 1-1. El reclamo, claro, tenía una pre-historia: finalizando el primer tiempo un claro penal a Opazo no fue cobrado.

El CDA siguió llegando. Colo-Colo mandó un tiro al palo (Opazo) e hizo ingresar a Jorge Valdivia para la última media hora y el Mago fue quien dio pase a Paredes a los 80 minutos para el gol triunfador. El ícono la picó a la salida de Garcés. Golazo a lo baby fútbol y párrafo aparte para Paredes: suma 166 goles en el Cacique, consolidándose cada vez más como el tercer goleador histórico tras las leyendas: Caszely (208) y Chamaco (205) y empatando a Honorino Landa como el tercer máximo goleador en los torneo de Primera. 193 tantos (213 para Pedro González, 215 para Chamaco Valdés).

Fue un buen comienzo. Sufrido pero sólido. Ganando a lo campeón.

Nicolás Orellana silenciosamente se ganó un puesto de títular en el equipo de Pablo Guede y hoy es una alternativa real en ataque para que el Cacique que este domingo enfrentará al Audax Italiano que trae como gran amenaza al uruguayo, Sebastián Abreu. De los itálicos, la lucha pos un puesto de títular, los amistosos y de mucho más habló el canterano hoy en rueda de prensa

Aquí sus mejores frases.

Volante por izquierda o delantero: “Me sentí muy bien. En Everton jugaba por izquierda pero no tenía que retroceder tanto. Acá tuve que defender. Creo que lo hice bien.Tenía que demostrar que puedo ser una alternativa. Me acomoda jugar arriba pero si me ponen por la orilla lo trato de hacer de la mejor manera posible”.

La lucha por un puesto: “Estaba entrenando a full. Esa es la manera de seguir sumando minutos en cancha. Sabemos que en Colo-Colo llegan jugadores de jerarquía. Tenemos que dar el cien por ciento para ganarnos un puesto en el equipo”.

Sebastián Abreu: “Es un buen jugador, viene haciendo goles. Hay que tener cuidado siempre (Abreu)”.

Los delanteros albos: “Esteban (Paredes) es muy buena persona, muy buen jugador. Siempre está dando consejos. Ojalá que Octavio se recupere pronto y esté a disposición del equipo”

Buen rendimiento: “He crecido bastante como jugador. El profe me ha ocupado en varios puestos y eso sirve. Me ha servido bastante para agarrar experiencia (los préstamos)”.

Los refuerzos: “Nos reforzamos bien y eso sirve para levantar el nivel de cada jugador. Falta ritmo como dijo César (por refuerzos) pero se están adaptando bien al equipo. Son buenos jugadores y eso lo hace más fácil”

Audio completo y sin cortes:

La Escuela Adulto de verano tuvo este jueves su cierre de temporada. Los 61 alumnos vivieron una experiencia inolvidable. Fueron jugadores de Colo-Colo por un mes. Y aparte de entrenar y jugar en el Monumental con Álvaro Ormeño como entrenador, anexaron sesiones con Hugo González, Luis Mena y Pablo Guede, que llegó a dirigir una práctica hace 15 días para sorpresa del grupo.

Al despedirse, los jugadores disputaron un mini torneo donde se alzó un grupo campeón y luego, en la ceremonia de titulación, agradecieron los diplomas entregados.

Cuatro de sus integrantes contaron sus vivencias. Cómo, aunque sea ya de adultos y sin un pasado como futbolistas, lograron ser jugadores oficiales de Colo-Colo.

Mauricio Marín: “Vengo tratando de entrar a esta Escuela hace dos años, porque los cupos son limitados. Es un sueño. Los profes son un 7, nos sacan el jugo. Esto no es solo fútbol, es motivación para el día a día, para el trabajo, en la casa, uno anda en las nubes… Uno como futbolista amateur se cree el cuento, uno utiliza la camiseta de Paredes. El profe Ariel (Ormeño, PF) nos exige mucho, es algo serio. Es absolutamente recomendable”.

Mauricio Tapia: “Es una excelente iniciativa, estoy desde 2015 con unos primos. Uno comparte con otros hinchas de Colo-Colo y nos encontramos acá para desestresarnos por la pega. Es una buena instancia para conocer a los profesores, a ex jugadores de Colo-Colo. Son referentes que uno ha visto y ahora que nos hagan clases es excelente. Es una muy buena iniciativa. Colo-Colo lleva la delantera, esto marca la pauta para los que soñamos entrar al Monumental y vestir la camiseta de Colo-Colo. Somos hinchas del Colo, hay buenos para la pelota, malos para la pelota, jóvenes, viejitos, hay de todo… Es tremendamente buena la experiencia. Vivimos la pasión del Popular, se siente el peso de la camiseta”.

Patricio Somarriva: “Es motivador participar acá. Llevo varios años participando. Estamos todos contentos, recibiendo bien a la gente nueva ya que yo participo en la Escuela todo el año también. Quiero darle las gracias a los profesores, a don Luis (Hormazábal, coordinador) porque de verdad nos sentimos jugadores de Colo-Colo. La mayoría somos futbolistas frustrados y estar acá en esta Escuela es espectacular. Nos tocó entrenar con Pablo Guede, Hugo González, Luis Mena, Álvaro Ormeño… Uno de verdad se siente parte de un equipo grande”.

Milo Dinamarca: “Se siente increíble. Venir acá, entrenar, que te hagan mojar la camiseta, rendir al máximo es una sensación única. De verdad hay que estar acá para vivirla. Uno acá adentro cambia, se cambia el chip, uno se la cree, nos dicen los profes que del portón (del Monumental) para acá somos jugadores de Colo-Colo. Los que vienen se enamoran de acá. A los referentes los veíamos jugando, ganando títulos y ahora los tuvimos acá. A Lucho Mena lo vimos ganando títulos y estuvo ahora acá con nosotros. A Guede lo vemos en la banca, en los partidos, y ahora entrenó con nosotros. Es algo distinto, es emoción, una experiencia espectacular”.